Excesivo castigo para el Barça en Milán

stop

El conjunto dirigido por Roura se estrelló una y otra vez contra la muralla 'rossonera' y fue gravemente penalizado

aviones apertura_579x307

20 de febrero de 2013 (22:51 CET)

El Barça tendrá que volver a recurrir a la magia del Camp Nou para superar una eliminatoria de Champions. 10 meses después de aquel desdichado 24 de abril de 2012 contra el Chelsea, el cuadro azulgrana afrontará la misión de dar la vuelta a un marcador adverso en casa. Ante el Milan, el Barça fue incapaz de marcar, tras chocar una vez tras otra contra la muralla rossonera, y acabó gravemente penalizado al perder por 2-0 a causa de un primer gol que no debió subir al luminoso por mano.

El conjunto dirigido por Jordi Roura fue fiel a sus principios y se convirtió en el mejor amigo del balón en cuanto sonó el pitido inicial. El Milan, que tenía la lección bien aprendida del año pasado, dejó hacer al conjunto azulgrana y le esperó con diez hombres atrás, defendiendo. Aguardando una contra milagrosa. El Barça tocaba, buscaba la fórmula secreta para derribar el muro italiano, pero no hubo manera. Los de Allegri, renunciando por completo a la creación, fueron capaces de crear las ocasiones más peligrosas en los primeros 45 minutos.

Jarro de agua fría


La segunda mitad hubiese sido un guión calcado de la primera de no ser por la llegada del primer gol del Milan. Una jugada desafortunada, tras un saque de falta en que el balón se estrelló de manera clamorosa contra el antebrazo de Zapata para dejar en bandeja el remate a Boateng, que no perdonó (min. 57). El árbitro no vio nada y el delantero ghanés-alemán aprovechó las reclamaciones de los jugadores del Barça para perforar la portería de Víctor Valdés.

La desdicha del Barça se completó en el minuto 81. Una pérdida de balón propició una salida en contraataque fulminante de los jugadores del Milan, que terminó con el remate a bocajarro de Muntari y el segundo gol. Un tanto que mete en un verdadero lío al equipo de Messi, Xavi, Iniesta y compañía, que fueron incapaces de anotar el gol del honor a pesar de que lo rozó el manchego con un disparo lejano. Al final del choque, Piqué plasmó el sentir del equipo al ser preguntado sobre una posible remontada en el Camp Nou: "Somos el FC Barcelona, tenemos que hacerlo".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad