Eufemiano Fuentes implica a ‘Pipe' Gómez, Osa, Heras, Basso y Botero en la Operación Puerto

stop

La jueza frenó al médico, tentado de desvelar más nombres de antiguos clientes suyos

Eufemiano y Yolanda Fuentes junto con sus abogados | EFE

30 de enero de 2013 (19:55 CET)

El juicio de la Operación Puerto se tomará este jueves un descanso. Durante una intensa tercera jornada en el Juzgado de lo Penal número 21 de Madrid, salieron nuevos nombres propios a la luz, hasta que la magistrada Julia Patricia Santamaría impidió nuevas revelaciones que parecían tentar a Eufemiano Fuentes.

La segunda parte de la declaración de Eufemiano Fuentes, principal señalado, se completó con las comparecencias íntegras de su hermana Yolanda y de José Ignacio Labarta, ambos negando a su manera que conocieran los métodos empleados por el médico junto con José Luis Merino. El viernes declararán los dos imputados que aún no lo han hecho, los exdirectores deportivos Manolo Saiz y Vicente Belda.

‘Pipe' Gómez, el último implicado


Tal y como se esperaba, la declaración de Eufemiano Fuentes fue la más significativa ya que, nada más iniciarse la vista y a pregunta del abogado de Manolo Saiz, confirmó que José Javier 'Pipe' Gómez, presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales, figuraba en su cartera de clientes. Inmediatamente, el exciclista anunció que ponía a disposición de Miguel Cardenal su cargo como director general de la Fundación Deporte Joven, dependiente del CSD.

De esta forma, el nombre de Gómez se unía a los de Unai Osa, el colombiano Santiago Botero, Roberto Heras, el italiano Ivan Basso o José Enrique Gutiérrez, que han ido goteando como clientes de Eufemiano a lo largo de esta semana. Sin embargo, dio la sensación de que el médico se quedaba con ganas de revelar más nombres ya que se ofreció a la juez en este sentido, en más de una ocasión, mientras descifraba los códigos de las bolsas.

Yolanda ataca a la prensa

Tras la declaración de Eufemiano llegó el turno de su hermana. Yolanda Fuentes, que el primer día llamó "gentuza" a varios periodistas, se dedicó a repetir que nunca conoció las autotransfusiones practicadas por su hermano. Además, volvió a arremeter contra la prensa, a la que acusó de derrumbar su vida y la de su familia.

Por último, Labarta exhibió un discurso confuso destinado a defender su inocencia y la validez como médico de Eufemiano Fuentes, al que agradeció enigmáticamente su capacidad para "defender a su familia y amigos" de las actividades que practicaba en la época de los hechos juzgados.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad