Eto'o culpa a Mesalles de los 3,5 millones defraudados a Hacienda

stop

El ex jugador del Barça ha declarado en un juzgado de Barcelona por un posible delito de fraude fiscal

Samuel Eto'o, en un programa de televisión

19 de diciembre de 2012 (19:01 CET)

Samuel Eto'o ha estado en Barcelona este miércoles con motivo de una causa pendiente con la justicia. El ex jugador del FC Barcelona ha tenido que declarar ante un juzgado de lo Penal de la capital catalana, acusado de defraudar 3,5 millones de euros a la Hacienda Pública estatal. Un delito que prevé una pena de prisión de uno a cuatro años.

Durante su comparecencia, Eto'o ha atribuido todas las responsabilidades a José María Mesalles, su antiguo representante, encargado de gestionar los ingresos del camerunés mientras jugaba en el Barça (de 2005 a 2009). La relación entre Mesalles y Eto'o se rompió durante su estancia en el Inter de Milán y, ahora, el camerunés no duda en culparle de la dudosa gestión de su patrimonio. Incluso ha interpuesto una demanda contra Mesalles por un supuesto delito de apropiación indebida, según publica El Periódico.

Derechos de imagen problemáticos

La Fiscalía de Barcelona acusa a Eto'o de un delito de fraude fiscal por un montante total de 3,5 millones de euros que se corresponden con cantidades que el camerunés supuestamente no tributó de forma correcta entre los años 2006 y 2009. Al parecer, el camerunés utilizó una sociedad sita en Hungría (Bulte 2002 Empresarial) y otra ubicada en España (Tradesport and Marketing KFT) para "reducir fraudulentamente su tributación".

Según la acusación, Eto'o cedió sus derechos de imagen a las citadas compañías para cargar parte de los ingresos que recibía del Barça y sus ganancias de la marca Puma. De este modo, una parte de sus ingresos no se sometían al IRPF (cuyo gravamen era de un 45% aproximadamente, entonces), si no al Impuesto de Sociedades (IS), con un tipo impositivo sensiblemente inferior (actualmente, alrededor del 25%).

Trampeando la ley

Una práctica que está al filo de la legalidad, ya que la propia ley del IRPF permite que los salarios de los deportistas se dividan en rendimientos del trabajo (85%) y derechos de imagen (15%) que, a menudo, son ficticios. Ese 85% siempre está sometido al IRPF, pero normalmente se hacen cargo los propios clubes. El 15% restante está gravado por el IS. El problema viene dado cuando los ingresos del deportista superan ese 15% de derechos de imagen.

Eto'o facturaba un 15% de derechos de imagen con el Barça, y los tributaba a través de Tradesport. Sin embargo, sus restantes ingresos comerciales, entre ellos y especialmente destacados los de Puma, los facturaba en la empresa húngara Bulte 2002. Al tener su residencia fiscal en España, esos ingresos debía declararlos aquí, y no en Hungría. Fiscalía ha detectado esas irregularidades y, por este motivo, se enfrenta a una pena de prisión.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad