"Estaba planificado que gente cercana a Bancaja se quedase con el Valencia CF"

stop

El abogado Andrés Sanchis asegura que a través de la ampliación de capital sólo se consiguió una "deuda descomunal" con el conocimiento de que la Fundación no tenía recursos

3 hawaiian airlines_284x174

06 de marzo de 2013 (20:50 CET)

El Valencia CF vuelve a estar en el punto de mira, aunque esta vez no por sus logros en el campo de fútbol. El presidente del equipo blanco, Manuel Llorente, está imputado por cometer presuntamente delito societario en la ampliación de capital que realizó el club en 2009. Pero, ¿qué motivos han derivado en esta imputación?

El abogado Andrés Sanchis que defiende al grupo de accionistas que presentaron el pasado octubre una querella contra Llorente; el vicepresidente del Valencia, CF Javier Gómez; el expresidente de la Fundación, Társilo Piles;y el expresidente de Bancaja, José Luis Olivas; asegura que se precipitaron las cosas para que la Fundación fuera máxima accionista y que la empresa Newcoval se quedara con el club. "Estaba planificado que gente cercana a Bancaja se quedase con el Valencia CF", asegura.

Democratizar el club

Según Sanchis, cuando se comunicó a los accionistas que se iba a realizar una ampliación de capital para ofrecer liquidez al club se vendió como una oportunidad para "democratizar" el equipo y que tanto los socios como los aficionados pudieran comprar acciones y tener una participación. "Ofrecieron a los accionistas comprar 10 acciones por cada una que ya tenían", detalla.

Con esta fórmula se consiguió cubrir cerca de un 24% del capital total, al que se sumó cerca de un 4% que se obtuvo de los máximos accionistas –entre los que se encontraban Juan Soler-- y el 72% restante se debía obtener a través de nuevos accionistas y cualquier persona interesada en adquirir acciones para invertir en el club.

"Pero de repente en 48 horas todo el paquete accionarial sobrante paso a manos de la Fundación", explica el abogado, quien insiste en que esta institución se auto-creó para este objetivo. Así fue como la Fundación se convirtió en accionista mayoritario.

Cambios en la presidencia

Por entonces, en la presidencia de la Fundación estaba Mariola Hoyos a quien el Valencia CF la invitó a salir de la institución por oponerse a esta operación, según apuntan fuentes cercanas a la institución. Hoyos dimitió de su cargo "por el trato recibido por parte de los señores que están al frente del Valencia CF", según argumentó ella misma en un comunicado tras dejar la presidencia.

Fue entonces cuando se nombró a Társilo Piles nuevo presidente. Piles había sido concejal del Ayuntamiento de Valencia por la lista de Unión Valenciana y llegó a ser socio de la familia Soler en varias promociones urbanísticas. "Su nombramiento fue a dedo para que hiciera lo que los dirigentes del club querían", añade Sanchis. Sin embargo, la Fundación (sin ánimo de lucro) no tenía recursos ni ingresos suficientes para hacer frente al préstamo de 75 millones de Bancaja con el aval del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF).

El plan de Olivas

Tras quedarse la Fundación con el control del Valencia CF el plan "premeditado" de los dirigentes era que Newcoval, participada por Bancaja Hábitat, se quedara con los activos del equipo "sin pagar un duro", explica Sanchis. La idea del por entonces presidente de Bancaja, Olivas, era que Newcoval obtuviera todo el poder del club gracias a un acuerdo entre las partes que eximiera al Valencia de la deuda con Bancaja a cambio del estadio. Pero este plan se truncó con la integración de Bancaja en Bankia, su posterior nacionalización y la dimisión de Francisco Camps como presidente valenciano. "Camps era otro valedor de esta operación", insiste Sanchis.

Con todo, las pretensiones de Olivas y de los altos cargos del Valencia se diluyeron dejando una "deuda descomunal" en el club a la que tendrá que hacer frente la Generalitat porque la Fundación, entre cuyos fines no estaba el de ganar dinero, no tiene fondos suficiente ni para atender al pago de los cinco millones de euros de los intereses del préstamo.

El Valencia CF se encuentra ahora en una situación complicada a la que el Consell intenta estos días dar una solución in extremis mediante un acuerdo con Bankia que podría anunciarse este viernes tras el pleno de les Corts.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad