España tiene otra gran cita con el Palau Sant Jordi

stop

La selección de Valero Rivera derrota a Alemania (28-24) y se enfrentará a Eslovenia en semifinales

Aginagalde celebra la clasificación de España para las semifinales del Mundial tras ganar a Alemania / EFE

23 de enero de 2013 (21:33 CET)

El deporte español puede vivir otro momento de gloria en Barcelona. La selección de balonmano derrotó este miércoles a Alemania (28-24) en Zaragoza y se clasificó para las semifinales del Mundial. Eslovenia, que derrotó a Rusia (27-28), retará a una España con mucho talento y más carácter que se colgará una medalla si gana uno de los dos próximos partidos. Si triunfa en ambos, ganará su segundo título mundial en un Palau Sant Jordi talismán para el equipo de tenis, dos veces campeón de la Copa Davis en la montaña olímpica.

En cuartos de final, España sufrió contra una Alemania en plena renovación generacional. Menos poderosa físicamente, pero con más talento y creatividad, la selección germana superó al equipo de Rivera en la primera parte. No ajustaba bien en defensa el cuadro español y Sterbik, poco inspirado, fue sustituido por Sierra en el minuto 14. Esa decisión, de alto riesgo, acabó teniendo un efecto dinamizador para una España entregada a la velocidad de Víctor Tomás y a la autoridad de Alberto Entrerríos, escogido mejor jugador del partido. Con 12-14 se llegó al descanso. Klein (6 goles), Christophersen (4) y Theuerkauf (4) lideraban las embestidas alemanas y Henevetter blindaba su portería.

Sierra y Maqueda

España tenía que cerrar mucho mejor los espacios e intimidar a una Alemania muy dinámica y versátil. Mejor sincronizada, la selección de Valero Rivera alcanzó su máxima intensidad con una defensa 6-0 que se le atragantó a su rival en la segunda parte. Sierra, el eterno actor secundario, se reivindicó en una cita de mucha enjundia con paradas de mérito y Jorge Maqueda se peleó con toda la retaguardia germana. Su trabajo sucio benefició a Julen Aginagalde, el tercer mejor jugador del mundo, que encadenó cuatro goles y destrozó a Alemania.

Aginalgalde y Víctor Tomás, con siete goles cada uno, fueron los máximos anotadores de la selección española; Alberto Enterríos, con seis, fue su mejor socio en ataque para derribar a una Alemania con más talento que carácter en un Pabellón Príncipe Felipe totalmente entregado a los hispanos. España está a una victoria de lograr una medalla y a dos de proclamarse campeona del mundo, gesta que sólo alcanzó en Túnez. En 2005.

Croacia-Dinamarca, la otra semifinal

Croacia y Dinamarca disputarán la otra semifinal del Mundial de España. La selección balcánica derrotó a Francia, actual campeona del mundo y olímpica, por 23-30 con una gran actuación de Duvnjak, que anotó nueve goles. Karabatic, la gran estrella gala, sólo marcó un tanto. El equipo nórdico, por su parte, venció a Hungría por 28-26.




Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad