España protagoniza la goleada del Mundial de Balonmano (51-11)

stop

Australia, un equipo 'amateur', es el peor equipo del grupo D con 130 goles encajados en tres partidos

Villaplana, ante la mirada de la defensa australiana | EFE

15 de enero de 2013 (21:12 CET)

La selección española de balonmano sumó su tercera victoria en tres partidos en el Mundial de España, esta vez ante Australia y por una diferencia de 40 goles (51-11). Fue el último encuentro tranquilo para los de Valero Rivera, que ahora deberán afrontar a Hungría (jueves) y Croacia (sábado), sus dos máximas rivales para el primer puesto en el Grupo D.

Australia, tal vez la selección más débil del campeonato (debe haber representantes de todos los continentes), aguantó poco más de siete minutos. España salió con cierto relajamiento defensivo, y eso lo aprovecharon Fletcher y Mouncey, para mandar en el marcador. Además, Latinovic firmaba un par de paradas que mantenían la emoción.

Fin de la historia

En cuanto Valero Rivera Jr puso por delante a la anfitriona (4-3), las enormes diferencias entre ambos combinados se manifestaron. Un parcial de 13-1 para el actual bronce mundialista (16-4) acabó con la historia del choque. Al descanso se marchaba con un marcador sonrojante (24-6).

Pese a los esfuerzos del joven Karlsson en la portería, España, liderada por un inspirado Valero Rivera Jr (seis goles), finalmente con minutos pese a haber acabado contracturado el choque ante Egipto, endosó de inicio un 10-0 demoledor tras el descanso. Australia, un equipo amateur y con escasa experiencia internacional en muchos de sus jugadores, tardó más de 13 minutos en hacer un gol (casi 20 con el acumulado de la primera parte), ovacionado por los asistentes, y no pudo evitar recibir la mayor goleada del Mundial.

Jornada de 'descanso'


Como había anticipado en la víspera el seleccionador, el partido iba a servirle para dosificar fuerzas y dar minutos a los menos habituales. Así, Antonio García y Ángel Montoro, más usados en la rotación, tuvieron mucho protagonismo tanto en defensa como en ataque, mientras que Carlos Ruesga, casi inédito en el campeonato, también brilló. Por el contrario, ni Alberto Entrerríos, ni Julen Aginagalde, ni Dani Sarmiento, ni Arpad Sterbik disfrutaron de tiempo en cancha, y otros fijos gozaron de más descanso de cara a lo que se avecina.

El porcentaje de acierto rozó el 80%, mientras que el máximo anotador del encuentro fue Alberto Rocas, con nueve tantos, seguido de Antonio García (siete).

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad