España margina a uno de los mayores especialistas en control antidopaje

stop

El Tribunal de Recursos detecta irregularidades en el concurso que apeó a IDTM y permitió contratar a PWC para tomar muestras a los deportistas

Ismael García

La atleta española Marta Domínguez fue acusada de participar en una trama de dopaje de la que finalmente quedó absuelta
La atleta española Marta Domínguez fue acusada de participar en una trama de dopaje de la que finalmente quedó absuelta

25 de marzo de 2015 (23:55 CET)

La lucha en España contra el dopaje acumula un año de paralización administrativa debido a las dudas que ha generado el concurso público para seleccionar la empresa que debe tomar las muestras de sangre y orina a los deportistas.

En marzo de 2014, la Agencia Española para la Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), dependiente del Ministerio de Deportes, abrió el proceso con el que adjudicar los controles de extracción, que hasta entonces desarrollaban los especialistas de la administración.

Al concurso, con un presupuesto máximo de 1,25 millones y un año de duración, se presentaron dos empresas: la alemana Professional Worldwide Control (PWC) y la sueca International Doping Test Management (IDTM), líder del sector según los especialistas consultados por Diario Gol. En junio se adjudicó el contrato a PWC por 911.000 euros.

Batalla de recursos

La decisión fue recurrida ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales por IDTM, que alegó que el adjudicatario no cumple con requisitos esenciales del concurso. También denunció que ha existido trato discriminatorio y que el sistema de puntuación no es correcto, según su criterio.

El tribunal aceptó el recurso y ordenó retrotraer el procedimiento para eliminar las irregularidades detectadas. Como consecuencia de ese recurso, la AEPSAD decidió en octubre anular la concesión a PWC y adjudicar el servicio a IDTM.

Las tornas cambiaron y PWC recurrió al mismo tribunal. El 14 de enero, éste dictó una resolución en la que acepta los argumentos de la sociedad alemana e insta a la mesa de contratación a excluir a IDTM y seleccionar, nuevamente, a PWC. El 30 de enero de este año, la AEPSAD resuelve adjudicar a favor del grupo germano.

IDTM recurre otra vez al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales y solicita la nulidad de la adjudicación a PWC.

La polémica de las puntuaciones

En este último trámite alegó indefensión ya que la mesa de contratación tomó su decisión sin haber comunicado a IDTM la anulación decidida en enero por el tribunal. IDTM considera que se han incurrido en malas prácticas porque no se la ha mantenido correctamente comunicada sobre el procedimiento. Por tanto, defiende que cabría anular la tramitación del concurso. Es más, el grupo sueco considera viciado todo el proceso y denuncia en su escrito una actuación por parte de la AEPSAD a favor de PWC.

En concreto, señala que se admitieron documentos en alemán, cuando a IDTM se la obligó a traducir los que presentó en inglés; a PWC se le admitieron traducciones no juradas; y aceptaron que PWC no presentase garantía de seguro de responsabilidad civil para la solvencia. En resumen, se otorgaron a PWC 36 puntos y a IDTM, 35.

El resultado, una vez revisado por el tribunal administrativo, pasó a ser de 36 puntos para PWC y 40 puntos para IDTM.

Oferta dudosa

El grupo sueco alega que su oponente no ha acreditado capacidad jurídica para concursar ni dispone de la solvencia financiera exigida en las bases. De acuerdo con las normas del concurso, la oferta económica de PWC es dudosa comparada con la realidad del mercado en otros países. La AEPSAD, en opinión de IDTM, ha elegido la propuesta económicamente menos ventajosa.

Como fondo de toda esta polémica está el hecho de que una parte considerable de los oficiales de control de dopaje (OCD) se muestra favorable a la contratación de PWC. Se trata de una empresa sin infraestructura en España y tendría que recurrir a ellos para formar el equipo de controladores.

IDTM dispone de sus propios sistemas de reclutamiento y formación y no estaría condicionada en ningún ámbito por la actual plantilla de controladores.

La guerra antidopaje, paralizada

De hecho, durante el último año, varios colectivos de OCD han comunicado por escrito a la agencia de la que dependen su oposición a la propuesta de IDTM. Por ahora, el único resultado certero es que el deporte español lleva 12 meses sin disponer de un sistema de toma de muestras que se ajuste a los estándares exigidos por la Agencia Mundial de Antidopaje.

La toma de muestras mediante un procedimiento homologado es esencial para poner en marcha medidas de control del uso de sustancias prohibidas en el deporte. España acumula severas deficiencias en este aspecto y ésa es la causa de que sea uno de los países más cuestionados en materia antidopaje.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad