España es el segundo país más caro para ver el fútbol en los estadios

stop

El precio medio de las entradas de la Liga es de 70 euros, aunque el de los abonos se ha reducido un 30% en el último año

La afición del FC Barcelona se desplazó en masa a la final de Wembley 2011.

27 de septiembre de 2015 (22:59 CET)

España es el segundo país más caro del mundo para ver el fútbol en los estadios. No en vano, la Liga española está considerada la mejor o la segunda mejor del mundo; en función de si se mide el éxito de los equipos españoles en Europa –incontestable en la última década– o la igualdad de la competición sumada al nivel de los equipos, donde la Premier League ofrece el mayor espectáculo. Por este motivo, probablemente, la más cara del mundo es la liga inglesa.

Ver el fútbol en España cuesta una media de 70 euros por persona y partido, cosa que contrasta con el descenso del precio medio de los abonos, que ha bajado un 30%, según Javier Tebas. En Inglaterra, el coste es de 74,04 euros, según el estudio de GoEuro y Onefootball. El tercer país en discordia es Italia, cuyo precio medio de las entradas es de 69 euros. A partir de aquí, la caída de precios es abrupta, de un 31%. Suiza es el siguiente país con el precio más elevado: 47,31 euros.

Otras ligas de reconocido prestigio en Europa presentan precios mucho más asequibles: Alemania (31,70 euros), Francia (37), Portugal (32,56) y Holanda (40,13). La República Checa (15,91), Polonia (21,99) y Austria (23,50) son los países más baratos para ver el fútbol en el viejo continente. Aunque el más económico es Turquía (12,72), a pesar de las grandes inversiones que invierten en fichajes de renombre cada año los clubes de la Superliga turca.

A nivel internacional, los precios caen todavía más. El país más barato para acceder a los estadios de los 25 citados en el estudio es Sudáfrica (8,59 euros), seguido de México (10,51) y Colombia (11,62). Argentina (27,44) y Brasil (24,54) están muy igualados.

España, 7º más caro en los desplazamientos

Otro aspecto que trata el estudio es el coste medio de los desplazamientos de los aficionados para seguir el fútbol fuera de casa. En este caso, el país más costoso es Estados Unidos –el país fuera de Europa que más caras vende las entradas (41,43 euros)–, cuyos aficionados se gastan una media de 299,74 euros cada vez que viajan para ver el fútbol. En este caso, el estudio tiene en cuenta los siguientes aspectos: gastos de transporte, de alojamiento y de comidas.

Inglaterra también es el país más costoso de Europa en los desplazamientos: 297,67 euros. Le siguen Japón (245,37), Suiza (238,68), Italia (224,84) y Austria (186,19). De los 25 países computados en el estudio, España es el séptimo más caro a nivel de viajes, alojamientos y comida, con un precio medio para los aficionados de 185,96 euros.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad