Escañuela saborea la gloria

stop

El actual presidente de la RFET revalidará el cargo después de una plácida elección de la asamblea

José Luis Escañuela, presidente de la Real Federación Española de Tenis | EFE

28 de diciembre de 2012 (00:02 CET)

José Luis Escañuela seguirá al frente de la Real Federación Española de Tenis (RFET). El actual mandatario cierra el año 2012 con la certificación de un nuevo mandato, después de que este miércoles se realizasen las votaciones para constituir la asamblea, antesala de la proclamación de Escañuela como presidente el próximo 19 de enero de 2013.

No en vano, la renuncia de su adversario este año, John Rigau -disconforme con las condiciones en las que se desarrolló el proceso electoral-, le ha allanado un camino que, en un principio, se antojaba lleno de piedras, por la fuerte candidatura que desde las federaciones territoriales de Catalunya y Madrid se estaba promoviendo. 

Vivo pero salpicado

La polémica ha estado muy vinculada a Escañuela durante los últimos tiempos. Ha recibido duras palabras de Rigau por la convocatoria de un proceso electoral más que cuestionable; se ha enfrentado a la carta firmada por un grupo de jugadoras y, además, ha tenido que sufrir la renuncia de todo un emblema del tenis español como es Arantxa Sánchez Vicario, que dejó el puesto de seleccionadora del tenis femenino.

En lo que se presume como un convulso comienzo de año, con muchos frentes abiertos tras los sucesos de las últimas semanas, Escañuela comenzará a trabajar para dar continuidad a su proyecto, que comenzó en marzo de 2009, cuando fue elegido por vez primera como máximo dirigente en detrimento de Joaquín García Ferrer, su contrincante por entonces. En aquella ocasión, el sevillano contó con el respaldo de 133 votos, por los 38 de la otra candidatura. Esta vez, sin oposición final de por medio, la cosa le está resultando bastante más sencilla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad