Escándalo en Brasil en la final de la Copa Suramericana entre Tigre y Sao Paulo

stop

El equipo argentino se quedó en el vestuario al descanso y denuncia agresiones y amenazas del personal de seguridad

Policía en el Sao Paulo-Tigre | EFE

13 de diciembre de 2012 (11:38 CET)

Escándalo en Brasil. El Sao Paulo se lleva la Copa Suramericana después de jugar una final de tan solo 45 minutos en la que vencía por 2-0. Su rival, el Tigre argentino, optó por quedarse en el vestuario en el segundo acto tras, supuestamente, recibir amenazas y golpes del personal de seguridad del estadio Morumbí. "Tigre estaba con la lengua fuera. Les íbamos a golear y habrían hecho un mal papel. La fuga de los argentinos es nuestra mayor victoria", dijo el presidente del Sao Paulo, Juvenal Juvêncio.

Los jugadores argentinos, que empataron en el partido de ida en La Bombonera 0-0, señalan que el personal de seguridad les atizó con palos y hierros e incluso sacaron las pistolas. Los incidentes comenzaron cuando tras el pitido final de la primera mitad jugadores de ambos equipos se enzarzaron en una tangana sobre el terreno de juego que se prolongó hasta el túnel de vestuarios, donde al parecer intervinieron los cuerpos de seguridad con extremada violencia.

'Cagados' a palos

El centrocampista de Tigre Martín Sebastián Galmarini explicó su versión de los hechos. "Nos pegaron, se metieron adentro del vestuario. Es una vergüenza, nos mataron a palos. Sacaron fierros, cagones, sacaron revólveres (a Albín, el portero) para amenazar. Hubo zona liberada, nos cagaron a palos", señaló en declaraciones recogidas por el diaro 'Olé'. "Eran unos 20 tipos", añade un miembro de seguridad de Tigre.

El Tigre también denuncia que desde que llegaron a Brasil, el Sao Paulo les puso todo tipo de dificultades, como no facilitarles un campo para que pudiesen entrenar los días previos al encuentro. "Esto es desde el arranque. No nos dieron lugar para entrenar, no nos dejaban. Nos estaban esperando para cagarnos a palos, una locura", añadió Galmarini.

Los mejores de Brasil

Por su parte, un representante de la Conmebol señaló a los medios que, ante el abandono de Tigre, el árbitro dio por finalizado el encuentro, con lo que Sao Paulo se adjudicó el título del torneo. "Nosotros no vimos nada. Pero sí constatamos algunas lesiones en los jugadores, que no sabemos quién se las provocó", dijo el árbitro chileno Enrique Osses momentos antes de suspender el duelo, tras aguardar inútilmente el regreso del equipo argentino al campo de juego.

El Sao Paulo ya celebra su 41º título y su primera Copa Suramericana. Hacia cuatro años que el equipo tricolor no levantaba un título (Brasileiro, 2008). El club brasileño, fundado en 1914, mantiene una media de un título cada dos años.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad