"Es imposible que la Federación no supiera lo que ocurría"

stop

Una de las firmantes de la carta contra Anna Tarrés repasa la repercusión de sus palabras

Anna Tarrés, durante un entrenamiento / Archivo

06 de octubre de 2012 (18:50 CET)

La carta que denunciaba las prácticas de Anna Tarrés, seleccionadora del equipo olímpico de natación sincronizada durante 15 años, ha sacudido la disciplina. Durante las últimas semanas, en España se ha hablado más sobre este deporte que cuando el equipo consiguió la medalla de plata en los últimos Juegos Olímpicos de Londres.

"No queremos que la gente deje de apuntar a sus hijos a la sincronizada. Esto lo hicimos para defender un deporte que nos apasiona", explica una de las firmantes de la carta, que prefiere mantener el anonimato. En este sentido, la ex nadadora espera con la carta Tarrés no vuelva a entrenar nunca más. "No queremos que se convierta en una mártir", afirma.

Impunidad

La firmante de la carta indica que Tarrés actuó con total impunidad por parte de la Federación Española de Natación. "Es imposible que no supieran lo que pasaba", dice. Con esta afirmación, se pone en duda la querella que la propia ex seleccionadora ha interpuesto contra la Federación porque considera que ha "orquestado una campaña de descrédito" contra su persona.

"Las prácticas de Tarrés se normalizaron. En el CAR aceptaron los gritos como parte normal de la sincro", afirma. Sin embargo, la ex nadadora explica que "por lo que ha oído", la nueva entrenadora del equipo español, Esther Jaumà, no es del mismo estilo. "Merecen todo el apoyo", dice.

Los padres

La ex deportista explica que las quejas apenas llegaban a los padres de las nadadoras. "Normalizas la situación y, cuando el exceso es demasiado grande, te da miedo por lo que pueda hacer tu familia y las consecuencias", afirma. No obstante, asegura que sí hubo denuncias a la Federación aunque esta hizo caso omiso.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad