Empieza el Mundial de la austeridad

stop

España acoge, por primera vez, el campeonato del mundo de balonmano tras decantarse la RFEBM por el presupuesto menor, de ocho millones de euros

Lluís Regàs

Viran Morros, con el balón, durante el primer partido de la selección española contra Argelia, en Madrid / EFE
Viran Morros, con el balón, durante el primer partido de la selección española contra Argelia, en Madrid / EFE

11 de enero de 2013 (17:39 CET)

España, por primera vez, es la sede de un Mundial de Balonmano. Deportivamente, la 23ª edición (del 11 al 27 de enero de 2013) está condicionada por su proximidad con los Juegos Olímpicos; económicamente, por la crisis global y los recortes del Consejo Superior de Deportes (CSD). El presupuesto final será de unos ocho millones de euros, el menor de los que se debatieron en la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) hace dos años. El máximo, descartado inmediatamente, ascendía a 12.

"Será un Mundial austero. La crisis ha multiplicado hasta el infinito los problemas", recalca Juan de Dios Román, presidente de la RFEBM, que lamenta las "enormes dificultades" para promocionar el primer gran evento internacional que organiza España en 2013. Su difusión por las redes sociales, para abaratar costes, no ha tenido el impacto deseado. Ni en España ni en el extranjero. "El balonmano es un reflejo de la sociedad", recalca Valero Rivera, actual seleccionador español, a Diario Gol.

Los derechos de televisión, para la IHF

La RFEBM, que ha priorizado tener unos buenos pabellones y hoteles para los equipos participantes, recibirá una compensación económica de la IHF, que gestiona directamente todos los derechos de televisión y una gran parte de los ingresos por publicidad. El dinero generado por la venta de las entradas va destinado íntegramente a la RFEBM y, también, una pequeña parte de la publicidad del evento. Esta última partida, sin embargo, será sensiblemente inferior a la presupuestada en un evento que ha sido considerado de "interés general". Una consideración que permite que las empresas patrocinadoras puedan desgravar sus aportaciones en el Impuesto de Sociedades.

La Federación Internacional de Balonmano (IHF) concedió a España la organización del Mundial en octubre de 2010 por su gran tradición. Desde entonces, el tercer deporte de equipo con más licencias en nuestro país, 96.258 según el CSD, ha entrado en una etapa muy delicada, con muchos clubes de la Liga Asobal en concurso de acreedores (entre ellos, el histórico Granollers). El Ciudad Real, campeón de España en cinco ocasiones y en tres de la Copa de Europa, fue absorbido por el Atlético de Madrid tras reducir su presupuesto de ocho a cuatro millones de euros.

Campeona del mundo en 2005


El Mundial de España se disputará en seis sedes: Barcelona (las semifinales y la final se jugarán en el Palau Sant Jordi), Granollers, Zaragoza, Madrid, Sevilla y Guadalajara, que estrenó su nuevo pabellón con capacidad para 5.800 espectadores en 2010 y que costó unos 10 millones de euros. Deportivamente, España, que debuta este viernes contra Argelia, aspira a ganar su segundo gran título internacional. Sólo en una ocasión, en el Mundial de Túnez de 2005, la selección española alcanzó la plena felicidad. Francia, actual campeona del mundo y olímpica, y Dinamarca son las otras favoritas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad