El vendaval azulgrana arrolla a un Athletic en decadencia

stop

La apuesta de Vilanova por la cantera de medio campo para arriba se consolida como la mayor arma ofensiva del Barça

Los jugadores del Barça celebran la victoria ante la decepción de los futbolistas del Athletic | EFE

01 de diciembre de 2012 (22:06 CET)

Tito Vilanova ha dado con la fórmula mágica. La dificultad de la temporada pasada por hacerle un hueco a Cesc Fàbregas en el once titular se ha resuelto con el ‘sacrificio' de Iniesta. Aunque el manchego nunca gustó de abandonar la posición de interior, lo cierto es que en los últimos partidos está ocupando la banda izquierda con más peligro que cualquier delantero. Con esta apuesta, el Barça tan solo necesitó de 45 minutos para pasar como un huracán por encima del Athletic Club (5-1).

Con Villa en el banquillo, después de disputar al completo el partido de Copa ante el Alavés, el Barça formó con seis canteranos de medio campo hacia delante. Busquets, Xavi, Cesc, Iniesta, Pedro y Messi se entendieron al milímetro y se asociaron a la perfección con los dos laterales más goleadores del Barça, Jordi Alba y, sobre todo, Adriano, que ha marcado en sus últimos tres partidos disputados y puede presumir de un 80% de efectividad: lleva cinco remates en Liga y cuatro goles.

Goleada feroz

El frío volvió a hacer acto de presencia en un Camp Nou no especialmente lleno (68.346 espectadores), lo que provocó que ambos equipos tardasen más de lo previsto en enchufarse. Pero a la que el Barça conectó, no se detuvo. El primer gol llegó por parte de Gerard Piqué (min. 22), que se hizo con un rechace de Iraizoz, y no perdonó. El defensa lo dedicó, como siempre, a Shakira y a su número 22, precisamente tras marcar en ese minuto. Acto seguido llegó el segundo, obra de Leo Messi, que aprovechó un pase en profundidad de Xavi y batió sutilmente a Gorka.

El Barça pudo incrementar su cuenta goleadora después de tres buenas ocasiones de Pedro, Cesc e Iniesta. Sin embargo no fue hasta el tiempo de prolongación del primer acto cuando llegó el tercero. Messi jugó con Cesc tras una gran acción individual y el de Arenys la tocó en profundidad para Adriano, que fusiló a Gorka (min. 47). Fàbregas, muy activo y con ganas de protagonismo, se encargó de anotar el cuarto gol después de otro pase mágico de Iniesta (min. 57).

Recuerdos a Mourinho

El Athletic consiguió el tanto del honor en la segunda ocasión clara que tuvo. Fue obra de Ibai (min. 20), que sacó partido a un fallo defensivo de Adriano para batir a Valdés. Antes, Llorente, que salió en el segundo tiempo, estuvo a punto de sorprender con una jugada de delantero centro puro, al recibir de espaldas y chutar con potencia a la media vuelta. Fue lo más que hizo el Athletic, y solo cinco minutos después de su gol se resarció el Barça con un nuevo cañonazo de Leo Messi (min. 70), que lo sitúa con 84 goles en 2012, a uno del récord mundial del ‘Torpedo' Müller. Al final del duelo, el argentino pudo firmar un nuevo ‘hat trick' después de un contraataque de libro con Pedro y Piqué (especialmente generoso), pero no acertó en la definición.

Una de las anécdotas del choque se vivió a las 21:20 horas. El aficionado culé se acordó de José Mourinho, que a esa hora había retado al hincha madridista a pitarle si lo creía conveniente. Desde el Camp Nou se le dedicó uno de los cánticos más emblemáticos de la rivalidad entre el luso y el Barça: "Vete al teatro, Mourinho vete al teatro". Detalle a parte, el conjunto azulgrana sigue con paso firme su camino hacia el título de Liga con 40 puntos en 14 jornadas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad