El Valencia cederá ante Bankia para hacer realidad el nuevo estadio

stop

Manuel Llorente defiende la solvencia del club

Manuel Llorente

21 de septiembre de 2012 (20:02 CET)

La decisión de Bankia de romper el acuerdo alcanzado con el Valencia CF --que le permitía quedarse con los activos inmobiliarios y liquidar un deuda de 250 millones-- ha caído como un jarro de agua fría en la cúpula directiva del equipo.

Tanto es así que el presidente del club, Manuel Llorente, ha tenido que comparecer este viernes para esclarecer las dudas sobre el futuro del Valencia CF y las obras del nuevo estadio.

Llorente ha defendido a capa y espada la solvencia del equipo y ha dejado claro que el club volverá a negociar con Bankia para buscar una nueva alternativa porque la finalización de las nuevas instalaciones es uno de los principales objetivos. "Nuestra solución siempre pasa porque el campo se inicie", ha remarcado.

Promesas

Frente a las declaraciones de la entidad que apuntan a que el club "no ha cumplido" con los compromisos urbanísticos, Llorente, lejos de entonar un mea culpa, ha asegurado que el Valencia CF no incumplirá con sus obligaciones porque "nunca lo hemos hecho". En este sentido, ha dejado claro que "otra cosa es si la entidad ve que el momento o la situación no es la misma que cuando se iniciaron las obras del estadio hace ya dos años".

El presidente del club valenciano ha recordado que cuando llegó al Valencia CF las cuentas mostraban un resultado negativo de 550 millones y ahora, tres años más tarde, la deuda se ha reducido en 200 millones, lo que ha permitido "equilibrar" la cuenta de resultados.

En cuanto a un crédito que solicitó el equipo y que vence a finales de año, el presidente ha subrayado que no hay ninguna preocupación al respecto y que se están buscando soluciones de reestructuración financiera.

Vender los activos

Las obras del nuevo estadio del Valencia CF, situado en la Avenida de les Corts Valencianes, se detuvieron por falta de financiación en febrero del 2009 tras una inversión de 150 millones. Pero el acuerdo alcanzado con Bankia a finales de 2011 ofreció una nueva oportunidad al club para abrir las nuevas instalaciones en un par de años.

Mientras, para reducir la deuda que el club había contraído bajo el mandato de Soler, el Valencia F comenzó a vender a jugadores estrella como Villa, Silva o Mata y más recientemente a Jordi Alba, una salida que ahora tampoco descarta Llorente. "La economía real ha llegado al fútbol", ha apostillado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad