El último clasificado de la Premier cobra más que el Atlético por derechos de televisión

stop

El Queens Park Rangers ingresó 50 millones de euros en la temporada 2012-13, cuatro más que el club rojiblanco

Koke, centrocampista del Atlético

10 de enero de 2015 (22:19 CET)

El Queens Park Rangers, último clasificado de la Premier League en la temporada 2012-13, cobró unos 50 millones de euros por derechos de televisión, cifra superior a los 45,6 y 45,5 millones que percibieron el Atlético y el Valencia, respectivamente.

El Reading y el WiganAthletic, penúltimo y antepenúltimo, cobraron 51,1 y 51,9 millones de euros, 21 millones más que el Sevilla (30,8 millones). El Manchester United, campeón hace dos temporadas, ingresó 118,6 millones de euros, una cifra muy alejada de los 162,8 y 161,7 millones de euros que cobraron el Real Madrid y el FC Barcelona (campeón) en España. En la Liga, los dos grandes son mucho más poderosos que en la Premier y los débiles, mucho más pobres.

"La Premier es el modelo a seguir por la Liga", sostiene el economista José María Gay de Liébana. Su tesis es compartida por la clase media del fútbol español, sobre todo por el Sevilla, el Athletic, la Real Sociedad, el Villarreal y el Espanyol, que recelan del nuevo reparto televisivo que entrará en vigor a partir de la temporada 2016-17.

Collet responde a Tebas

"Las diferencias entre los dos grandes clubes españoles y el resto se reduce notablemente. Madrid y Barça cobrarán 3,5 veces más que el último equipo", defiende Javier Tebas. En la temporada 2012-13, Madrid y Barça cobraron casi 11 veces más que el Rayo Vallecano (14, 8 millones de euros.

"La diferencia se ha reducido, pero vamos a perder una oportunidad histórica para que la Liga sea más igual, competitiva y justa", replica Joan Collet, presidente del Espanyol.

Hasta ahora, los clubes han negociado individualmente con las plataformas televisivas. A partir de la temporada 2016-17, el acuerdo será colectivo. El Barça y el Madrid aceptan un reparto más equitativo, pero exigen que se mantengan sus actuales ingresos.