El Tribunal Supremo ratifica la condena a Laporta por los avales

stop

La junta del expresidente azulgrana deberá responder por 23 millones

11 de febrero de 2013 (17:44 CET)

El Tribunal Supremo ha desestimado el recurso presentado por Joan Laporta y siete directivos de su antigua junta en el caso de los avales. La Justicia ha dado la razón a un socio que denunció que los exresponsables del Fútbol Club Barcelona no presentaron los avales bancarios necesarios en el inicio de sus mandatos y les obliga a responder con 23 millones de euros.

La decisión considera que la junta directiva de Laporta debió contabilizar parte de los 164 millones de pérdidas que el club tuvo durante la temporada 2002-2003. En ese curso futbolístico, se produjo la transición con el por aquel entonces presidente electo Joan Gaspart, el presidente no electo Enric Reyna y el presidente de la comisión gestora Joan Trayter.

Denuncia de un socio

Este nuevo capítulo de una extensa batalla judicial se remonta al inicio del segundo mandato de Laporta (temporada 2006-2007) al frente del club, cuando el socio Vicenç Pla denunció que el expresidente y su directiva no había presentado los avales necesarios que exigía la Ley del Deporte.

La Liga de Fútbol Profesional había excusado a la junta directiva del Barça de presentar los avales necesarios durante el primer mandato. El organismo estipulaba que los clubes con superávit no necesitaban hacerlo y la medida sólo se aplicaba a los que presentaban déficit.

Sentencia

Pese a que un juzgado de primera instancia les absolvió, la Audiencia Provincial de Barcelona estimó una parte de la apelación del demandante y consideró que Laporta y su equipo --los ex directivos Alfons Godall, Jaume Ferrer, Alfonso Castro, Joan Boix, Josep Cubells, Rafael Yuste y Albert Perrín-- debieron responsabilizarse de 64 millones de euros de pérdidas por los ocho días que estuvieron al frente del club en la temporada 2002/03.

Al considerar las pérdidas de Gaspart dentro del mandato de Laporta, el club pasó a ser deficitario. Por eso, la sentencia obliga a los directivos a presentar el aval del 15% del presupuesto –tal y como se estipula para los clubes deficitarios-- de la primera temporada de su segundo mandato, la 2006/07.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad