El Tribunal Superior anula la sanción por dopaje a Roberto Heras

stop

El ciclista de Salamanca recupera su victoria en la Vuelta de 2005 y cierra su palmarés con cuatro triunfos en la ronda española

Roberto Heras, tras ganar la Vuelta de 2005 / Archivo

21 de diciembre de 2012 (20:57 CET)

El Tribunal Supremo (TS) ha confirmado la anulación de la sanción por dopaje por EPO del corredor Roberto Heras en la 20ª etapa de la Vuelta Ciclista a España de 2005, después de rechazar las alegaciones presentadas por la Administración General del Estado y la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) contra la sentencia del Tribunal Superior de Castilla y León que adoptó esta medida en junio de 2011. Cerrado el caso, Heras se convierte en el ciclista con más victorias en la ronda española, cuatro. "Nunca dejé de sentirme ganador de la Vuelta de 2005 y tengo un gran recuerdo de aquel triunfo", ha comentado este viernes el corredor de Béjar (Salamanca).

En el fallo, con fecha de 11 de diciembre, el Supremo establece que "no ha lugar" a los recursos de casación presentados por ambos organismos y ratifica los argumentos del tribunal de instancia.

Suspensión de su licencia deportiva

En dicha sentencia, el TSJCyL anuló la sanción por dopaje que la RFEC impuso a Roberto Heras. Ésta supuso la anulación de su victoria en la Vuelta de 2005 y la suspensión de dos años de su licencia deportiva por dar positivo tras una contrarreloj (20ª etapa) entre Guadalajara y Alcalá de Henares.

Para el Tribunal Supremo, el Comité Nacional de Competición y Disciplina Deportiva de la Federación Española de Ciclismo ejerce una "función pública de carácter administrativo cuando impone una sanción por dopaje detectado en ellas".

Irregularidades en los análisis

Además, anuló la sanción dictada por el Comité de Competición y Disciplina Deportiva de la RFEC por una serie de irregularidades en la práctica de los análisis que habrían vulnerado el derecho a la defensa del recurrente, entre ellas que las muestras no se entregaron en el plazo de 24 horas, al coincidir con festivo, sino casi 40 horas después, a temperatura ambiente, por persona o empresa que se desconocía.

Según el Supremo, en este caso no consta que Roberto Heras hubiera prestado libremente su consentimiento a la sumisión del TAS, "pues no se puede considerar que se ha otorgado libremente dicho compromiso si se exige como requisito 'sine qua non' para ejercer su profesión, estando la cláusula compromisoria incluida en un documento de adhesión (la licencia federativa)".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad