El Sevilla pone verde al Madrid

stop

El equipo blanco pierde su segundo partido en la Liga y se queda a ocho puntos del Barça

El delantero portugués, en una acción del partido / EFE

16 de septiembre de 2012 (00:59 CET)

Cuatro jornadas y el Madrid, a ocho puntos del Barça, se desangra en la Liga tras perder en Sevilla (1-0). Es un equipo sin alma ni fútbol, ofuscado y triste como Cristiano Ronaldo, el pirómano que ha incendiado un vestuario con muchos, demasiados, egos. Arde el Madrid y José Mourinho, su ideólogo, sigue sin hallar la tecla para apagar el fuego y activar a la tropa.

El Madrid sólo ha ganado un partido y empatado otro en el Bernabéu. En campo contrario ya acumula dos derrotas, en Getafe y Sevilla. Unos números (cuatro puntos de 12 posibles) impropios de un equipo que la pasada temporada sumó 100 en la Liga y que en el curso actual se muestra demasiado blando en defensa y sin pegada ni suerte en ataque.

Gol de Trochowski

Dos semanas después de analizar, debatir e intentar minimizar la tristeza de un Cristiano Ronaldo que demanda más dinero y reconocimiento, el Madrid no mejoró su estado de ánimo. Al contrario, empeoró en el Sánchez Pizjuán. Un gol de Trochowski a los dos minutos, otra vez en una acción a balón parado, dejó totalmente noqueado al actual campeón de Liga, impotente en la creación. Modric, el fichaje mediático del verano tras pagar 40 millones de euros al Tottenham, pudo auxiliar al grupo, pero estrelló el balón en el poste en una de las pocas ocasiones del Madrid.

El partido, de alta tensión, premió la competitividad de un Sevilla ambicioso y muy ordenado que anuló a Di Maria y Özil, totalmente apagados en el Pizjuán. Cristiano Ronaldo, en cambio, comenzó muy activo en un duelo trepidante con Cicinho, pero acabó agotado, tanto física como mentalmente, por las escasas prestaciones de sus compañeros. El Sevilla los puso a todos verdes el día que el Madrid osó acudir al Pizjuán con una camiseta que recordaba la del rival más odiado de los hispalenses.

Butragueño pide reflexión

Acabado el partido, Emilio Butragueño, director de relaciones institucionales del club, pidió una pronta reflexión al cuerpo técnico y a los jugadores. Él, siempre tan correcto y comedido, calificó de "crítico" el próximo partido del equipo blanco contra el Manchester City, que se jugará en un Bernabéu que dictará sentencia.

El actual escenario del Madrid es tan delicado cuanto inesperado tras ganar la Supercopa de España hace dos semanas y media. La alegría de entonces es desencanto ahora. El fervor de aquel partido parece haberse apagado totalmente. Hoy, el Madrid es un equipo triste. Y en el Barça, tan contentos.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad