El Sevilla agranda la herida del Espanyol

stop

El equipo blanquiazul, dirigido por Longhi, se despide de la Copa del Rey tras exhibir su perfil más impotente

Héctor Moreno y Raúl Rodríguez se lamentan tras el segundo gol del Sevilla / EFE

28 de noviembre de 2012 (23:32 CET)

Javier Aguirre necesita mucha terapia para reanimar a un Espanyol deprimido. Colista de Primera División, el equipo blanquiazul fue eliminado este miércoles de la Copa del Rey por un Sevilla muy superior. Dirigido por Raúl Longhi, perdió por 0-3 en Cornellà-El Prat, que presentó un aspecto desolador. En la ida, el Espanyol había caído por 3-1 en el Sánchez Pizjuán.

La Copa del Rey era, seguramente, la última preocupación del Espanyol. Una semana después de un crispado relevo presidencial y dos días después de que Pochettino firmara su finiquito como entrenador, el equipo blanquiazul no experimentó mejora alguna. El Sevilla, mucho más compacto, certificó sin problemas su acceso a los octavos de final. Su autoridad contrastó con la impotencia local.

Penalti injusto

Herido por su delicada situación, el Espanyol fue definitivamente noqueado cuando Clos Gómez pitó un inexistente penalti de Javi López a Babá en una acción que también supuso la expulsión del jugador blanquiazul. Perotti marcó (m.26) el primer tanto hispalense y Rakitic (m. 45) sentenció la eliminatoria. En la segunda parte, Babá agrandó la herida espanyolista (m. 49) con el tercer tanto del Sevilla.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad