El 'repóquer de ases' de Ancelotti que pudo ser del Barça

stop

Benzema, Isco, Modrić, Kroos y Cristiano estuvieron muy cerca del Camp Nou

Benzema, Isco, Critiano, Modric y Kroos estuvieron cerca de jugar en el Barça | Diario Gol

21 de noviembre de 2014 (00:00 CET)

El almuerzo que Joan Laporta y Jorge Mendes mantuvieron hace unos días en el restaurante Filandón, en la carretera de El Pardo, a escasos minutos de Madrid, ha levantado una oleada de juicios y conjeturas sobre los motivos del encuentro, especulándose incluso con la posibilidad de que Laporta hubiera sondeado con el representante portugués de futbolistas la eventual contratación de José Mourinho como futuro técnico del FC Barcelona.

De ser cierto, sería la segunda vez que Laporta se interesa por el entrenador luso. Ya lo intentó en 2008 tras la marcha de Frank Rijkaard. Aquel verano, el vicepresidente Marc Ingla y Txiki Begiristain, director deportivo, viajaron a Portugal para convencerle de que aceptara la oferta del Barça. Mourinho se mostró receptivo, hasta el punto de entregarles un dossier sobre los problemas del equipo y las posibles soluciones. Pero cuando le insinuaron que antes de cerrar el acuerdo debía hablar con Johan Cruyff, se fue todo al traste. Fue entonces cuando Laporta le ofreció el cargo a Pep Guardiola. Aunque no sólo Mou estuvo cerca del Camp Nou. El repóquer de ases de Carlo Ancelotti también pudo haber sido azulgrana. Benzema, Isco, Modrić, Kroos, y Cristiano Ronaldo, orbitaron un día muy cerca del planeta Barça. Esta es su historia.

Karim Benzema

Quien primero destapó el interés del Barça por Benzema fue L'Equipe, en febrero de 2008. El diario cifraba en 40 millones de euros la oferta del FC Barcelona por el delantero francés. Operación en la que Laporta pensaba incluir al defensa Éric Abidal, exjugador del Olympique de Lyon, fichado por el Barça cinco años atrás, o como informó el diario Sport el 26 de julio, al camerunés Samuel Eto'o. El mismo presidente del Olympique, Jean-Michel Aulàs, reconoció que el FC Barcelona, el Real Madrid y el Manchester United, se habían interesado por el jugador. France Football, no obstante, amplió el abanico de pretendientes al Arsenal y Chelsea. Karim Benzema, con 20 años, era en aquel momento el futbolista emergente del fútbol galo. En la temporada 2007-08 se había convertido, con 20 goles, en el máximo realizador de la Ligue 1 y en el mejor jugador del torneo, y fue decisivo para que el Olympique de Lyon se alzara con su séptimo campeonato liguero consecutivo.

"Benzema, apartado y ausente de la conversación, jugaba con una PlayStation"

El 11 de noviembre de 2008, con la excusa del partido de la Copa de la Liga francesa entre el Lyon y el FC Metz (1-3), Begiristain y José Ramón Alexanko acudieron al estadio Gerland para trasladarle a Bernard Lacombe, director técnico del Olympique de Lyon, el interés azulgrana por Benzema y su pretensión de negociar con Aulàs. Lacombe, en aquel momento, mostró sus reticencias a la posible salida del jugador. Hacía poco que el presidente del Olympique había prorrogado el contrato de Benzema hasta 2013, convirtiéndole en uno de los futbolistas mejor pagados de Francia, con una ficha de unos 400.000 euros anuales.

Txiki Begiristain y Talín Alexanko visitaron posteriormente a Karim Benzema en su casa de Bron-Terraillon, suburbio obrero a las afueras de Lyon. En este punto las fuentes no se ponen de acuerdo. Unos aseguran que hablaron con uno de los tres hermanos de Karim, y otros, que en la conversación participó el agente del Benzema, Karim Djaziri. Da lo mismo. Lo que luego contaron los dos enviados especiales de Laporta fue que mientras trataban del futuro del Gato, "Benzema, apartado y ausente de la conversación, jugaba con una PlayStation". Ante escena tan insólita, al Barça le entraron las dudas sobre la idoneidad de fichar al jugador y la operación entró en punto muerto.

El 18 de junio de 2009, harto de negociar con el presidente del Valencia el traspaso de David Villa –"Manolo [Llorente], lo dejamos. No quiero otro caso Mijatovic"–, y ante la negativa del Atleti a traspasar a Diego Forlán, Florentino Pérez le preguntó a Zidane: "¿A quién fichamos?". "A Benzema", contestó Zizou. Dicho y hecho. El presidente blanco cogió un avión, viajó a Lyon, se plantó ante la casa de Benzema en el 33F de la rue Marcel Cerdan, y se presentó: "Bonjour. Je suis Florentino Pérez, président du Real Madrid". "Vino a mi casa en Bron. Eso fue importante. Habló en francés, y me hizo entender que realmente me quería. Sólo podía salir para ir al Madrid. Era mi sueño, simplemente", contó más tarde el 9 blanco. El 1 de julio se hizo oficial el fichaje del futbolista por el Madrid, que pagó al Olympique 35 millones de euros.

"No era del Madrid de pequeño, diría que soy un poco antimadridista"

Isco

Lo fichó el Valencia CF en 2006, con 14 años, del equipo malacitano Atlético Benamiel CF. Cuando en 2010 fue traspasado David Silva al Manchester City en el transcurso del Mundial de Suráfrica, en Mestalla todos pensaron que Isco ocuparía la plaza del centrocampista canario. No fue así, y Manuel Pellegrini convenció al Málaga CF para que abonara su cláusula de rescisión: seis millones de euros. Un año antes, en noviembre de 2009, al regreso del Mundial de Nigeria Sub-17 que ganó Suiza y España quedó tercera, Pau Fuster entrevistó a Isco para SúperDeportede Valencia. Entre otras cuestiones, el periodista valenciano pregunta al jugador si no sería del Real Madrid al ser malagueño. He aquí la respuesta de Isco: "No era del Madrid de pequeño, diría que soy un poco antimadridista, aunque uno no sabe dónde va a estar su futuro. Pero es un equipo que a mí nunca me gustó. Me da la impresión que es un club prepotente por cómo son los jugadores. Sin humildad no puedes llegar a ningún lado".

El 17 de mayo de 2012 Mundo Deportivo publicó el interés del Barça por Isco, el Golden Boy (mejor futbolista europeo menor de 21 años) de aquel año. El mediapunta de Arroyo de la Miel tenía contrato con el Málaga CF hasta junio de 2016, con una cláusula de rescisión de 20 millones de euros. Andoni Zubizarreta y Fernando Hierro volvieron a hablar del malagueño un año más tarde, en el almuerzo previo al Barça-Málaga (4-1) de Liga que cerró la temporada 2012-13. Tampoco pudo ser. El fichaje del brasileño Neymar cerró a Isco las puertas del Camp Nou. Veintidós días después Florentino Pérez; José Ángel Sánchez, director general del Real Madrid CF, y su homólogo del Málaga CF, Vicente Casado, sellaron el pase del jugador al club de Concha Espina a cambio de 30 millones de euros. Como en el caso de Karim Benzema, la recomendación de Zinédine Zidane fue decisiva.

Luka Modrić

"Debe ser algo grande jugar en el Barça. Es para mí un auténtico desafío poder demostrarles que tengo categoría para defender esos colores. Es una gran ilusión que tengo desde hace tiempo. En vez de presionarme, me motiva. No sucede siempre que te guste un equipo y que sepas que están interesados en ti. Es sensacional". Quien así habla no es Cristiano Ronaldo ni Gareth Bale, sino el croata Luka Modrić; en enero de 2008, jugador del Dinamo de Zagreb; están extraídas de una entrevista de Francesc Aguilar en Mundo Deportivo.

En esa época el centrocampista, que acaba de cumplir 23 años, ya es considerado como el Cruyff de los Balcanes por su gran parecido físico con el crack holandés. Atesora además una cierta experiencia internacional con el Dinamo y Croacia, con la que ha disputado 20 partidos entre oficiales y amistosos. Dos de ellos saliendo desde el banquillo en el Mundial de Alemania. Modrić debutó con su selección el 1 de marzo de 2006, en un amistoso contra Argentina (3-2) en el estadio St. Jakob Park de Basilea. Messi marcó el segundo gol de la Albiceleste.

"Si es por jugar en el Barça, me pongo el 300 en la camiseta"

En la conversación con el periodista, Modrić no va de farol. Confiesa que en junio había pasado con su novia Vanja una "semana inolvidable" en Barcelona y que habían asistido como dos culés más, con bufanda azulgrana incluida, al Barça-Espanyol (2-2) de Liga. El del Tamudazo. Raúl Tamudo marcó el gol del empate a falta de un minuto para el final, poniendo el título en bandeja de plata al Madrid. Toda una premonición. Luka y Vanja visitaron el Camp Nou y el Museo del Barça y se detuvieron especialmente frente a una foto de Cruyff, apreciando el gran parecido físico entre los dos. Modrić y su novia quedaron enamorados de la ciudad y de sus gentes. "La forma de vivir se parece mucho a la de Croacia, y si es por jugar en el Barça, me pongo el 300 en la camiseta [si es necesario]", reconoce el internacional croata.

El diario Sport aseguró que el fichaje "estaba hecho" antes de la Eurocopa de Austria y Suiza. De ser así debió ser en los tres primeros meses de 2008, porque, en abril, el jugador se decantó por la Premier League, concretamente, por el Tottenham Hotspur FC. Del interés del Barça por el croata nada se supo hasta cuatro años después. Y fue por boca de Paco Jiménez. Con ocasión del Italia-Croacia (1-1) de la Eurocopa de 2012, el exojeador y mano derecha de Vicente del Bosque desveló que el club catalán seguía de cerca a Luka Modrić. "[El espía] estaba a mi lado pero no puedo decir quién es", manifestó. Al final Sandro Rosell desestimó la contratación. Por el precio del croata, el presidente del Barça se hizo con Jordi Alba (14 millones) y el camerunés del Arsenal Alex Song (16 millones). Song estampó su firma el 20 de agosto, el 27, Modrić se comprometía con el Madrid hasta 2017 a cambio de 30 millones más objetivos. La economía azulgrana no pasaba por su mejor momento.

Toni Kroos

"No entiendo por qué Kroos no está en el Barça. No he hablado con él pero sé de sus simpatías hacia el club. Él quería jugar aquí", soltó Johan Cruyff a principios de este mes, durante la promoción en Barcelona del documental L'últim partit, 40 anys de Johan Cruyff a Catalunya(El último partido, 40 años de Johan Cruyff en Cataluña). Las desavenencias de Toni Kroos con la cúpula del Bayern se remontan a la pasada temporada. No se sentía valorado futbolísticamente –la llegada de Thiago Alcántara por expreso deseo de Pep Guardiola le relegó a la suplencia–, ni económicamente –Robben, Ribery o Lewandovski, cobraban el doble que él–. Klaus Hopfner, el sustituto de Uli Hoeness en la presidencia del Bayern –Hoeness dimitió en marzo por evasor fiscal–, le ofreció cuatro millones de euros. La oferta enfureció a Kroos, quien decidió abandonar el club a donde había llegado, con 16 años, procedente del juvenil del Hansa Rostock, uno de los equipos más laureados de la extinta República Democrática Alemana.

"Ni Guardiola ni la derrota en Champions nada tuvieron que ver con mi salida"

Su primera opción fue el FC Barcelona. El futbolista incluso comunicó a Pep Guardiola su predisposición a jugar en el Camp Nou. Se ha dicho y escrito que Luis Enrique se opuso a que Kroos se enfundara la zamarra azulgrana. No es verdad. Fue el director deportivo, Andoni Zubizarreta, quien desaconsejó el fichaje como bien ha contado Lluís Règas en Diario Gol. Luis Enrique sustituyó al Tata Martino el 19 de mayo, y el Madrid empezó a barajar la contratación de Kroos poco después del 0-4 en el Allianz Arena; es decir, a finales abril –el partido se jugó el 29 de abril–. En esa época el extécnico de la Roma y el Celta no pintaba nada en el Barça. Kroos, no obstante, dijo tras su presentación oficial en el Santiago Bernabéu que la decisión de irse del Bayern la tenía tomada "tiempo atrás", y que "ni Guardiola ni la derrota en Champions nada tuvieron que ver" con su salida. Cuando Luis Enrique se hizo cargo del Barça, el Madrid ya negociaba con el agente de Kroos, Volker Struth, y con los directivos del equipo bávaro.

Zubizarreta descartó a Toni Kroos en al menos dos ocasiones. En la primera rehusó contratarlo a cambio de 25 millones –los que pagó el Real Madrid–, y más tarde se cerró en banda ante la posibilidad de ficharlo al acabar su contrato, en junio de 2015. "Sorprendentemente", escribe Lluís Règas, "rechazó otra vez a Kroos y aceleró el fichaje de [Iván] Rakitić". El Barça pagó al Sevilla FC 18 millones de euros por el mediapunta croata, y además cedió al club de Nervión al centrocampista gallego Denis Suárez. Zubi pensó que con Rakitić, Busquets, Mascherano e Iniesta, más los canteranos Sergi Roberto y Rafinha, quedaba cubierta la posición.


"Rápido, potente, puede jugar por ambas bandas y goleador. Fichar"

Cristiano Ronaldo

Y la última perla de este glosario de despropósitos sobre fichajes. El buque insignia del Madrid, Cristiano, también pudo ser jugador del FC Barcelona. "Rápido, potente, puede jugar por ambas bandas y goleador. Fichar". Así rezaba un exhaustivo informe de la secretaría técnica del Barça de 2003 sobre un delantero del Sporting de Lisboa, de 18 años, y con pinta de convertirse un día en Balón de Oro. Su nombre: Cristiano Ronaldo Dos Santos Aveiro. "Jorge Mendes nos ofreció a Cristiano Ronaldo cuando jugaba en el Sporting de Lisboa y nos lo dejaba más barato que al United, pero no teníamos disponibilidad económica en ese momento", reconoció Laporta, en enero de 2013, ante los micrófonos de Onda Cero.

El Barça, a través de Mendes, logró firmar con el club lisboeta un precontrato preferencial por Cristiano, como publicó la prensa de Barcelona el 8 de julio de 2003. Pero los problemas económicos por los que atravesaba el club azulgrana –en ese momento tenía un déficit de 164 millones–, y el decidido interés de Alex Ferguson y su segundo, Carlos Queiroz, por el jugador de Madeira, hicieron que el comandante Cristiano recalase en Old Trafford. A pesar de los informes de Begiristain y las gestiones de Sandro Rosell, CR7 acabó con los red devils. Diecisiete millones de euros tuvieron la culpa. El 16 de noviembre de 2003, tres meses después de que se frustara el fichaje de Cristiano Ronaldo por el FC Barcelona, Frank Rijkaard daba la alternativa a un juvenil llamado Leo Messi. Su debut se produjo ante el Oporto FC de José Mourinho.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad