El Real Madrid vuelve al trabajo en Valdebebas entre gritos de 'Iker, Iker'

stop

Florentino Pérez también estuvo presente en una sesión en la que fue testigo del apoyo de su masa social a Casillas

Vista general del entrenamiento abierto al público del equipo blanco

30 de diciembre de 2012 (18:59 CET)

Baño de masas. El Real Madrid regresó este domingo a los entrenamientos tras el parón navideño con una sesión realizada a puerta abierta para los socios del club blanco, de los que se acercaron unos 7.000, que llenaron las gradas del estadio Alfredo Di Stéfano, donde se vivió un plebiscito bien diferente al orquestado semanas atrás por José Mourinho. Habló el madridismo. Y lo hizo para mostrar su apoyo incondicional a su capitán Iker Casillas, relegado a la suplencia en el último compromiso liguero en La Rosaleda. Casillas se mostró serio durante toda la sesión y mientras se escuchaban los gritos de 'Iker, Iker' procedentes de la grada llegó a ser objeto incluso de una broma de Pepe, quien le pidió que sonriese.

Tras las pequeñas vacaciones de las que ha podido disfrutar la plantilla del Real Madrid, este domingo tocaba la vuelta a la rutina para preparar el próximo compromiso ante la Real Sociedad. Dado que las gradas estaban completamente llenas, la voz del madridismo se hizo escuchar a oídos del presidente Florentino Pérez, quien pudo comprobar desde el palco el sentir de una afición, que empieza a cuestionar las decisiones de su controvertido técnico.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad