El Real Madrid utiliza a Cristiano Ronaldo para apaciguar a los medios de comunicación

stop

Medio año después de la comparecencia de Granero, el club le ha dado voz a otro futbolista de la plantilla

Cristiano e Iker, en rueda de prensa

02 de enero de 2013 (15:20 CET)

El Real Madrid cambió de táctica medio año después y trató de limar asperezas con los medios de comunicación dados los últimos episodios vividos con su entrenador, José Mourinho. El club sentó a Cristiano Ronaldo en la sala de prensa, y el portugués evitó hablar de la polémica que ha suscitado su posible no renovación. Termina contrato en 2015. "Me siento muy bien [...]. Lo hablado está hablado, no voy a hablar más de mi renovación […]. Lo importante es ganar los próximos partidos porque estamos peleando todavía por Liga, Copa y Champions" dijo el madridista.

CR7, además, aseguró que está "muy feliz" y "mucho más a gusto con la afición, no solo dentro del Bernabéu, también fuera por el cariño" que percibe. De todos modos, parafraseó a su compañero Pepe y explicó que a veces los portugueses del equipo se sienten "perseguidos" por la prensa española. "Nos sentimos un poco más tristes, pero dentro del club no miramos las nacionalidades, nos llevamos muy bien todos, pero cada uno convive con la gente que se identifica. Portugueses, españoles, alemanes, croatas, todos somos tratados igual. Es perfecto y demuestra la grandeza del Real Madrid", sentenció.

Manda Mourinho

Respecto a la actualidad meramente futbolística, Cristiano aseveró que "las suplencias son decisiones técnicas", tras la sorprendente ausencia de Iker Casillas en Málaga. "En el fútbol nada me sorprende. Veo muy bien a Iker como a los tres porteros, que son muy buenos. Manda el entrenador y estoy seguro de que las decisiones son para la mejora del grupo", defendió.

"Al principio perdimos puntos que no deberíamos. Eso afecta y empiezas a jugar con presión porque los adversarios consiguen ganar y nosotros menos. A veces puede pasar en el fútbol y debemos estar preparados. Sabemos que el momento no es muy bueno, pero tenemos que dar la cara y admitirlo. Estamos entrenando a tope y las cosas van a venir seguro", declaró. Por cierto, considera que Mourinho seguirá en el club blanco.

La Liga, muy complicada

En este sentido, pese a que la Liga "está muy complicada", en el Real Madrid seguirán luchando hasta que sea "matemáticamente posible". "Esperamos batallas muy difíciles pero posibles", recordó, una de ellas la eliminatoria europea frente a su ex equipo, el Manchester United.

"Es un equipo que me marcó mucho en mi carrera y la gente del club está en mi corazón, pero ahora defiendo los colores del Madrid. Intentaré dar el máximo con un sentimiento de tristeza por jugar con un ex equipo que me gusta mucho", zanjó.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad