El Real Madrid tiene un acuerdo verbal con Ancelotti

stop

'Le Parisien' asegura que el técnico se deja querer por el club blanco por sus malas relaciones con el presidente del PSG

20 de febrero de 2013 (16:30 CET)

El Real Madrid tiene un acuerdo verbal con Carlo Ancelotti para que el italiano sea el técnico del equipo blanco a partir del 1 de julio de 2013, según ha publicado este miércoles Le Parisien.

El diario francés explica que Ancelotti quiere finiquitar su relación contractual con el Paris Saint-Germain, firmada hasta el 30 de junio de 2014, porque no se siente respaldado por Nasser al-Khelaifi, presidente del club.

Le Parisien asegura que las buenas relaciones entre Al-Khelaifi y Ancelotti se rompieron a principios de diciembre de 2012 tras encadenar el PSG tres derrotas en la Ligue1 (Saint-Etienne, Rennes y Niza). Entonces, el máximo dirigente vinculó su continuidad en el PSG a una victoria contra el Oporto en la Champions. El equipo francés ganó 2-1 y el técnico evitó su destitución. El PSG incluso tenía decidido que Leonardo fuera su sustituto.

Tres ofertas de Inglaterra


Ancelotti, que no tiene agente, fue sondeado con insistencia por el Real Madrid, que da por segura la marcha de José Mourinho al acabar esta temporada. Ambas partes, según Le Parisien, alcanzaron un acuerdo. El técnico italiano, según la misma versión, también había contactado con tres clubes ingleses de primer nivel: Manchester City, Liverpool y Arsenal.

El Madrid ha contactado con varios entrenadores y Ancelotti es uno de los mejor posicionados para dirigir al equipo blanco a partir de la próxima temporada. Florentino Pérez, presidente del Madrid, y Mourinho buscan fórmulas para romper su relación. Por contrato, las dos partes habían cifrado en 20 millones de euros la cantidad que percibiría el técnico si era destituido antes de 2016. En los últimos días, sin embargo, presidente y entrenador podrían haber pactado una indemnización de 10 millones de euros, según la Cadena Cope.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad