El Real Madrid silencia sus asuntos internos a costa de un inocente Deportivo (5-1)

stop

Remontada y sentencia blanca antes del descanso, con un 'hat trick' de Cristiano Ronaldo.

Cristiano celebra uno de sus tres goles al Dépor

30 de septiembre de 2012 (22:00 CET)

Por la vía rápida. El Real Madrid no dio pie a la sorpresa y solventó en 45 minutos una visita que acabó resultando un mero trámite. El Deportivo, que llegó incluso a adelantarse en el marcador, dio demasiadas facilidades al conjunto blanco, que dejó de lado la rumorología para enviar un claro mensaje al Barça a una semana exacta para el clásico.

Enterrados los patinazos en Getafe y Sevilla, el equipo de José Mourinho afrontaba sus dos citas previas al asedio al Camp Nou como sendas finales. Cualquier traspié, por pequeño que fuera, habría convertido el clásico del próximo domingo en un ser o no ser en la Liga. Demasiado pronto.

Del susto, a la tranquilidad


Solventada la visita a Vallecas sin más problemas que el apagón, el Deportivo se presentaba en el Bernabéu como víctima propiciatoria para que los blancos redimiesen ante su parroquia sus pecados recientes. Y así fue, a pesar del tempranero tanto herculino, en la primera aproximación al área de Casillas. Riki, un exmadridista, no perdonó y, perfecto en la definición, batió a Iker tras haber dado la bienvenida a la Liga a Varane, que estrenaba titularidad en el presente campeonato.

No tardaron los locales en dar la vuelta al marcador. Di María, Cristiano e Higuaín disponían, una y otra vez, de balones en profundidad prestos para el remate. El terceto ofensivo ‘merengue' campaba a sus anchas, asistido en primera instancia por Özil, pero también por un inspirado Khedira y un Luka Modric, que se estrenaba en el doble pivote en detrimento de Xabi Alonso. Las bandas herculinas, con Manuel Pablo y Evaldo desbordados, hacían aguas. Y en una de estas aproximaciones, el lateral canario derribó sobre la línea al ‘Fideo'. Cristiano, que volvería a disponer de otra pena máxima (la del 5-1, en el 82') en las postrimerías, no perdonó desde los once metros y puso la primera piedra al primer ‘hat trick' de la temporada.

La atmósfera perfecta antes del derbi

Di María rubricó su buena actuación materializando un servicio perfecto de Modric, que hizo uso de su inteligencia ante el desbarajuste defensivo del Dépor. Tras el 2-1, llegó el segundo de Cristiano. Lo celebró el portugués, tras cabecear, libre de marca y en boca de gol, un rechace de Aranzubia a tiro de Sergio Ramos. Buen partido del andaluz, esta vez como lateral, que aprovechó la falta de profundidad de los carrileros del rival para animarse al ataque. "A tope", se mostró.

Sentenciado el partido, Mourinho aprovechó la reanudación para dosificar a los suyos y dar minutos a Kaká, Benzema y Xabi Alonso. De las botas del tolosorra nació el 4-1, que cabeceó Pepe al fondo de la red de Aranzubia. Ovación de gala, también para el portugués justo antes del superderbi. Y espadas afiladas con vistas a afrontar la semana más importante del año, la de la previa a un nuevo asalto al feudo del eterno rival. La visita del miércoles al Ajax será otro trámite. Y quien diga lo contrario, miente.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad