El Real Madrid se queda tres meses sin Iker Casillas y ficha a Diego López

stop

El club contrata al portero del Sevilla por 3,5 millones de euros después de que su capitán haya sido intervenido quirúrgicamente

Casillas, lesionado | EFE

25 de enero de 2013 (20:50 CET)

Confirmados los peores presagios. Iker Casillas, portero y capitán del Real Madrid, estará unos tres meses de baja por la fractura en la base del primer metacarpiano de la mano izquierda de la que fue operado este viernes por el doctor Miguel del Cerro Gutiérrez en el Hospital Beata María Ana de Jesús, en Madrid. El club, no obstante, ya tiene recambio. Este viernes por la noche cerró el fichaje inmediato de Diego López, guardameta del Sevilla, por 3,5 millones de euros. 

"Sería un éxito que Casillas volviera a jugar antes de tres meses", manifestó Del Cerro tras la intervención quirúrgica. El guardameta internacional precisó anestesia general y pasará la noche del viernes en el hospital. "Ahora vamos a tenerle una temporada muy corta con una férula, que le inmovilice y le permita descansar la cicatriz. Luego empezará con movimientos pasivos asistidos, después comenzarán los activos y finalmente iniciará el contacto, que será supervisado por los fisioterapeutas y los rehabilitadores", añadió Del Cerro.

Traspaso forzado

Carlos Díez, jefe de los servicios médicos del Real Madrid, también analizó la operación a Casillas en un comunicado publicado en la página web del club: "Todo ha ido fenomenal. Ha sido un éxito rotundo desde el punto de vista quirúrgico. Le han puesto dos tornillos [de 17 milímetros de longitud y dos de ancho] y la mano ha quedado perfecta. Ahora es cuestión de entrar en los plazos de recuperación".

Casillas no podrá jugar las próximas eliminatorias del Real Madrid: contra el Barça en la Copa del Rey y ante el Manchester United en la Champions. Para minimizar los daños de su prolongada ausencia, el club blanco rastreó el mercado para incorporar un nuevo portero. El Madrid tenía buenos informes de Andrés Fernández, de Osasuna, y de Roberto, del Zaragoza, pero su prioridad siempre fue Diego López, formado en las categorías inferiores del club blanco. Aunque su objetivo era una cesión por medio año, el Sevilla, falto de capital, se negó en rotundo y traspasó al portero que fichó del Villarreal por tres millones el verano pasado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad