El Real Madrid destroza a Guardiola y acaricia la Décima

stop

El equipo de Ancelotti vapulea a un Bayern impotente (0-4) en la derrota más cruel del técnico de Santpedor y jugará la final de la Champions

Imagen de un partido de la Champions entre el Bayern y el Real Madrid  | EFE

29 de abril de 2014 (22:39 CET)

La Décima es posible. El gran sueño del Real Madrid puede hacerse realidad en Lisboa. El equipo de Carlo Ancelotti disputará la final de la Champions tras arrasar a un Bayern patético en Múnich (0-4). El Chelsea de José Mourinho o el Atlético de Diego Simeone será el rival de un Madrid que aspira a recuperar su autoridad deportiva. El club que mueve más dinero regresará a la pasarela más lujosa después de 12 años de espera. La alegría blanca constrastó con la impotencia de Pep Guardiola.

Europa se ha reconciliado con el Real Madrid. Finiquitado el ciclo de Mourinho en el Bernabéu, el club que preside Florentino Pérez parece haber encontrado la fórmula del éxito con un técnico pragmático. Sin grandes alardes de autoridad, Ancelotti ha puesto orden en un equipo que puede completar la mejor temporada de su historia. En el Allianz Arena, el Madrid destrozó todos los esquemas de Guardiola. El Bayern fue un conjunto inoperante, inofensivo. Vulgar.

Dos goles de Sergio Ramos

El Real Madrid encaró la cita del Allianz Arena con desparpajo y tensión. El Bayern, en cambio, gripó en un arranque decepcionante. Tenía el balón el campeón alemán, pero adolecía de criterio y profundidad. El equipo de Ancelotti, bien ordenado, intimidó al grupo de Guardiola con sus primeros contraataques. Bastaban tres toques para que la defensa del Bayern se tambaleara, ya fuera con la clase de Di María, la velocidad de Bale o la explosividad de Cristiano Ronaldo. La sentencia, sin embargo, llegó en dos acciones de estrategia que culminó Sergio Ramos (minutos 15 y 20). Después, Cristiano Ronaldo marcó el tercero (m. 34).

El Bayern, sin chispa ni ideas, fue una triste caricatura del equipo que hace un año destrozó al Barça. Ni tan siquiera compitió, contagiándose de la tristeza de Guardiola, cuya propuesta futbolística es despreciada en Múnich por Franz Beckenbauer. En 45 minutos horrorosos, el Bayern fue devorado por la mejor versión del Madrid de Ancelotti. La única mala noticia para Ancelotti fue la tarjeta amarilla que vio Xabi Alonso, que no podrá jugar la final.

Prima de 20 millones

El segundo acto fue otra historia, una historia anodina e intrascendente. El Madrid retrocedió y el Bayern, pitado por su afición, jugó por obligación. La venganza madridista, adornada con el gol final de Cristiano Ronaldo, fue terrible para el club bávaro y Guardiola. El equipo blanco acaricia la Décima y Florentino Pérez sabe que deberá pagar una prima de 20 millones de euros si el grupo de Ancelotti triunfa en Europa y gana la Liga. Hoy, el trono europeo está más cerca que el español.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad