El Real Madrid derrota al Barça Regal en la Supercopa

stop

El equipo azulgrana, demasiado frágil en defensa, no puede frenar a un rival liderado por Rudy Fernández (22 puntos)

Reyes intenta taponar al azulgrana Jawai / EFE

23 de septiembre de 2012 (21:26 CET)

El Real Madrid ganó su primera Supercopa desde 1985 tras superar, sin grandes problemas, al Barça Regal en Zaragoza (84-95). Rudy Fernández, con 22 puntos, escenificó la superioridad madridista ante el equipo de Xavi Pascual, en plena fase de construcción tras emprender una profunda renovación el pasado verano.

Al Barça le faltan muchos ajustes, sobre todo en defensa y en el juego de perímetro. Ante un Madrid sustentado por su triángulo mágico (Llull, Carroll y Rudy Fernández) que controló casi siempre el ritmo del partido, el cuadro azulgrana no encontró grandes respuestas. Mickeal y Lorbek, los dos líderes del Barça en Zaragoza, estuvieron muy apagados y sólo el contundente Jawai (20 puntos) y un intenso Ingles castigaron a un rival mucho más sólido.

Tomic ofreció algunos destellos de calidad, sobre todo en ataque, pero su rendimiento menguó tras lesionarse en la primera parte el primer día que se enfrentaba a su anterior equipo. Más preocupante es la dependencia del Barça de Navarro, el MVP de las anteriores tres Supercopas (2009, 2010 y 2011) que ganó el grupo azulgrana. Sin el escolta, que sigue recuperándose de su fascitis plantar, las prestaciones del Barça son notablemente inferiores y su teórico sustituto, el joven Abrines, todavía está muy verde para misiones de mucho calado.

Seis triples del Madrid en el primer cuarto

El primer cuarto (23-30) fue un calvario para el Barça, demasiado blando en defensa. Durante muchos minutos resistió gracias a su superioridad bajo los aros, pero el Madrid anotó seis de los ocho triples que intentó. A cinco minutos del descanso, la desventaja azulgrana ya era de 11 puntos (29-40), pero su instinto de supervivencia, activado gracias a Ingles, Rabaseda y Jawai, evitó que el partido se rompiera definitivamente (43-44 en el descanso).

En el segundo acto, el Madrid tuvo más continuidad y equilibrio. A seis minutos y medio para el final, ganaba por 19 puntos (62-81) ante un Barça que acaba de iniciar un nuevo proyecto pensando tanto o más en el futuro a medio plazo que en el presente. Su potencial, actualmente, es inferior al del Madrid y a Xavi Pascual le urge encontrar un antídoto para frenar a Rudy Fernández, jugador que hace dos temporadas tenía un acuerdo verbal con el club azulgrana pero que, un año después, se comprometió con el Madrid.


Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad