El Real Madrid aburre contra el Deportivo (2-0)

stop

Los goles de Isco y Benzema salvan un flojo partido del equipo de Ancelotti, pitado en el Bernabéu

Lluís Regàs

Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Benzema, el segundo del Real Madrid contra el Deportivo en el Bernabéu / EFE
Los jugadores del Real Madrid celebran el gol de Benzema, el segundo del Real Madrid contra el Deportivo en el Bernabéu / EFE

14 de febrero de 2015 (20:10 CET)

El Real Madrid superó un partido más peligroso por los antecedentes que por la entidad del rival. El Deportivo se conforma con vivir un final de temporada tranquilo y en algunas fases inquietó al líder, que fue recibido con más aplausos que pitos aunque la afición no se calmó hasta el segundo gol de Benzema, en el minuto 73. Hasta entonces, un tanto espectacular de Isco, algunas genialidades y mucha zozobra. Cristiano Ronaldo tampoco marcó contra el Deportivo.

No está el Madrid para grandes fiestas. En 2015, su fútbol es mucho más plano que en los últimos meses de 2014. El equipo se ha destensado tras cerrar el año pasado con su victoria en el Mundial de Clubes y su ventaja respecto al Barça se ha reducido a un punto. Las lesiones también debilitan al Madrid, que cicatrizó un poco la herida del último derbi.

Benévolos con Cristiano Ronaldo

La afición del Madrid perdonó la debacle del Calderón. El socio madridista fue benévolo con Cristiano Ronaldo, el futbolista que tantos y tantos partidos ha ganado para la causa blanca. Casi nadie quiso acordarse de la fiesta del pasado sábado para celebrar el 30 aniversario del crack portugués. Los hinchas, en cambio, tienen más dudas respecto a Ancelotti. Hace medio año era ensalzado por todos por su talente conciliador y pragmático. Ahora muchos reniegan de sus métodos. También hubo pitos para Casillas, algo habitual en el coliseo blanco.

Ancelotti, el técnico de la Décima, necesita mucha diplomacia para recuperar el buen orden. Como cualquier entrenador del Madrid, cada semana pasa un examen y el pasado cuenta poco. Florentino Pérez, de momento, pide tranquilidad y compromiso. Hace un año, todavía tenía más dudas respecto al técnico italiano y aquella película tuvo un final feliz. Ahora espera el desenlace del curso actual. En la recámara tiene a Zinedine Zidane, con quien siempre tuvo una relación especial. El francés es el futuro. Los resultados dirán si a corto, medio o largo plazo. De momento, el Madrid aburre.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad