El punto de partido más sofisticado de la historia