El PSG apea al Valencia de la Champions con un empate

stop

El tanto inicial de los de Valverde solamente sirvió para que soñasen durante apenas 10 minutos

07 de marzo de 2013 (00:16 CET)

El Valencia se despide de la Champions. El club presidido por Manuel Llorente, en una comprometida situación con la justicia, ha dicho adiós a la presente edición de la Liga de Campeones al empatar con el Paris Saint-Germain (1-1) en la vuelta de los octavos. El cuadro valenciano estuvo cerca de lograr una remontada épica en el siempre complicado Estadio Parque de los Príncipes de París, pero se quedó a un paso. 

El conjunto parisino, que se coló en los cuartos de final de la Champions dieciocho años después haciendo bueno el 1-2 en Mestalla, acabó con la fe valencianista gracias al tanto de Lavezzi (min. 66), que supuso el empate y aplacó la euforia que despertó el tanto inicial de Jonas (min. 56). A pesar de las notables ausencias de Zlatan Ibrahimovic y de Marco Verratti, el multimillonario proyecto del PSG ha dado un paso adelante en su objetivo de levantar su primera Liga de Campeones.

Crónica

Consciente de que la remontada en el Parque de los Príncipes era posible, el Valencia salió con decisión desde los primeros instantes. Los de Ernesto Valverde no querían tirar la toalla a las primeras de cambio y, haciendo gala de una presión asfixiante, se mostraron muy superiores a los parisinos en los primeros 45 minutos.

Pese al dominio, el conjunto 'che' llegó al área sin demasiado peligro y tan solo dispuso de un par de ocasiones claras para batir a Sirigu. La primera oportunidad la tuvo Soldado a los quince minutos. El valenciano combinó de forma brillante con Jonas pero su lanzamiento raso y centrado fue a parar a las manos del portero italiano.

Dominio ché y gol de Jonas

Los de Valverde, muy bien plantados sobre el terreno de juego, se hicieron dueños del partido y lograron frenar con éxito las llegadas del cuadro francés. En la recta final de la primera mitad, el Valencia dispuso de una doble ocasión para marcharse al descanso con ventaja. En la primera jugada, Tino Costa envió un balón desde la esquina y el balón se paseó por el área sin que ningún jugador llegara a rematar. Acto seguido, Jonas sacó un disparo desde la frontal y Sirigu se la quitó de encima como pudo.

Con la salida de Éver Banega en sustitución de Albelda, Valverde dejó claro que el Valencia saldría a por todas en la segunda mitad. Y así fue. El equipo 'che' continuó apretando de lo lindo tras el paso por los vestuarios y el tanto de la esperanza no tardó en llegar. Tino Costa ganó un balón dividido y su envío cayó en los pies de Jonas que, de forma magistral, fabricó un auténtico golazo desde fuera del área.

Esperanzas por los suelos

El Valencia estaba a tan solo un gol de la gloria. Un empujón más en un gran partido de los españoles habría culminado la remontada y el pase a los cuartos de final después de haberse dejado media eliminación en Mestalla. Sin embargo, la fortuna quiso ponerse de lado de los franceses y, diez minutos después del tanto de Jonas, Lavezzi alejó el sueño valencianista.

El argentino se aprovechó de un error defensivo de Parejo para batir a Guaita. Lavezzi no acertó en el primer disparo en el mano a mano, pero el rechace del portero le cayó de nuevo para que, esta vez sí, marcara a placer. Tras este mazazo, el Valencia no se arrugó y siguió rondando el área rival con la intención de llevar el partido a la prórroga. El conjunto español lo intentó con más corazón que acierto hasta el último instante, cuando el pitido final convirtió al PSG, muy inferior en este partido, en uno de los ocho mejores equipos de Europa.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad