El propietario del PSG presionó a Bartomeu para que aceptara la oferta de Mediapro

stop

Nasser Al-Khelaifi se posicionó a favor de Roures, que tiene intereses económicos en Catar, en la negociación del Barça por los derechos de televisión

Jaume Roures, Josep Maria Bartomeu y Nasser Al-Khelaifi

17 de febrero de 2015 (11:54 CET)

Nasser Al-Khelaifi, propietario y presidente del PSG, presionó al FC Barcelona para que aceptara la oferta de Mediapro por los derechos televisivos del club azulgrana de la próxima temporada. Al-Khelaifi recordó que Qatar Airways es el principal patrocinador del Barça y que el fondo de inversión del nuevo emir es accionista de algunas sociedades de Jaume Roures, fundador de la plataforma derrotada en beneficio de Movistar.

Roures activó todas sus influencias con el objetivo de reventar el acuerdo entre el Barça y César Alierta, presidente ejecutivo de Telefónica. Desesperado, el fundador de Mediapro pidió auxilio al propietario del PSG, pero Josep Maria Bartomeu, presidente azulgrana, se mantuvo firme y se decantó por Movistar, una de las principales plataformas telefónicas de todo el mundo que permitirá que el Barça pueda explotar el mercado suramericano.  

Acuerdo estratégico

"Mediapro ofrecía más dinero que Movistar", argumentó Roures en varios medios de comunicación. "El Barça ha sido desleal con nosotros. El club me ha fallado y me ha traicionado", añadió el empresario catalán, que sufre un duro golpe un año antes de que los derechos televisivos del fútbol español se negocien colectivamente. En el mundo empresarial, en cambio, se apostaba por una alianza entre el Barça y Movistar. "Al Barça le interesa más Movistar que Mediapro porque es una plataforma mucho más fuerte y global", argumentó el economista José María Gay de Liébana.

El acuerdo entre el Barça y Movistar tiene un gran valor estratégico para el club y, sobre todo, para Telefónica, que irrumpe con fuerza en el fútbol español. Roures, que perderá la gestión de BarçaTV, controla todavía al Real Madrid.

Movistar pagará 140 millones de euros por los derechos de televisión del Barça de la temporada 2015-16 y otros 40 millones adicionales por otros conceptos.    

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad