El precio de las entradas de la Super Bowl desciende tras la clasificación de los Patriots

stop

Las finales disputadas en los últimos años y la lejanía con la sede de la final son los motivos

Tom Brady, quarterback de los Patriots

31 de enero de 2015 (11:23 CET)

Las entradas para asistir a la XLIX edición de la Super Bowl son más baratas que el año pasado. La razón es la clasificación de los New England Patriots. Desde la web de venta de entradas estadounidense SeatGeek, Connor Gregoire ha definido este fenómeno como "Patriots Super Bowl Fatigue".

El equipo liderado por Tom Brady ha disputado seis finales de las últimas 14. Los aficionados podrían haberse acostumbrado a ver a su equipo en lo más alto, o a confiar que el año que viene volverá a una final.

Además, el partido se disputa en Arizona, a más de 4.500 kilómetros de Nueva Inglaterra. Sólo el billete de avión hasta Arizona comportaría a los hinchas de los Patriots un gasto de más de 800 euros.

Valor de las entradas

El precio de las entradas tras conocerse los dos equipos que se iban a jugar el Super Tazón sumaba 2.563 euros de media. El año pasado, en el mismo momento, los boletos eran el 20% más caros: Su precio ascendía hasta los 3.075 euros.

Antes de jugarse las finales de conferencia, la cifra que se manejaba era de 3.029 euros. Gregoire explicó que los precios iban bajando "a medida que los Patriots iban avanzando en el en el partido ante los Colts de Indianápolis".

Conseguir una entrada para la Super Bowl no es fácil. Solamente 1.000 boletos salen a la venta al público. El resto de los 63.000 asientos que tiene el estadio se reparten entre la Liga y los clubes.