El podólogo del Real Madrid: "El fútbol es el deporte con el que sufren más los pies"

stop

Los chavales deberían tener tres pares de botas para adaptarse a todas las superficies

Víctor Alfaro, podólogo experto en biomecánica, director general de Podoactiva y responsable de podología Sanitas-Real Madrid

Víctor Alfaro, con la Bota de Oro de Cristiano Ronaldo
Víctor Alfaro, con la Bota de Oro de Cristiano Ronaldo

23 de noviembre de 2014 (23:46 CET)

Los pies son el contacto entre el cuerpo y el suelo. Cualquier dolencia se refleja en la planta de esta extremidad. El podólogo del Real Madrid y director general de Podoactiva, Víctor Alfaro, desgrana las claves del cuidado de los pies en el deporte de élite.

¿Qué importancia tiene el cuidado del pie en la práctica deportiva?

Es importante en cualquier persona, porque el pie es el punto de apoyo, pero en un deportista se magnifica muchísimo por el nivel de impacto, la reiteración y la carga. El caminante soporta el doble de su peso; el corredor aguanta tres o cuatro veces el peso, por lo que cualquier problema en el pie provoca lesiones en otros sitios. Las lesiones más graves por la forma de pisar no se manifiestan en el pie, porque está pensado para adaptarse a cualquier superficie. La rodilla y los músculos son mucho más sensibles a lesionarse por mala pisada. El tobillo tiene todo el rango de movimiento, mientras que la rodilla es articulación tipo bisagra. No tiene movimiento lateral.

Es decir, que la mala pisada provoca lesiones sobre todo musculares y de rodilla.

Distinguimos dos grupos. El articular tiene que ver con la inestabilidad, según la forma del pie. Repercute en la rodilla y la posibilidad de esguince es mayor. En el muscular encontramos desde fascitis plantares a lumbalgias, pasando por sobrecargas en las piernas y dolores en el pie. Muchos músculos están insertados en la pierna y en el pie, por lo que la forma de pisar puede afectar a zonas más alejadas de la planta.

¿Cómo tiene que cuidar el pie un deportista de élite?

Hablamos también de dos grupos. Por un lado, el cuidado del pie dermatológico, de las uñas (mantener un corte correcto, buen fresado), mantener la piel hidratada, que no tenga callosidades para evitar que provoque otras dolencias. Está englobado en el término quiropodia. Por el otro, el estudio de la pisada y su relación con lesiones presentes o futuras. Nos podemos anticipar y prevenir. El estudio de pisada lo tiene que hacer el podólogo, porque un mal diagnóstico y una mala plantilla te pueden lesionar.

¿Cómo se estudia la pisada?

Primero hacemos un estudio en camilla con el paciente tumbado, una exploración manual en músculos y articulaciones. Segundo, analizamos las presiones, tanto en estática como en dinámica, para ver las cargas en parado y en movimiento. Tercero, repetimos el proceso en velocidad y, en el caso de un deportista, lo vemos con el gesto que acostumbra a hacer con cámaras que captan 300 imágenes por segundo. Hacemos un estudio cinemático para ver, además, cómo afecta la pisada a las estructuras del cuerpo. Cuando tenemos los datos hacemos un diagnóstico.

¿Y cómo se puede corregir?

En caso de que la forma de moverte sea incorrecta, planteamos hacer una plantilla personalizada. Llegados a ese punto, escaneamos el pie en 3D sobre una membrana elástica y no sobre un cristal, para percibir la forma natural de la extremidad y obtener el molde. Diseñamos las plantillas en el departamento de ingeniería y vemos cómo se comportará la plantilla. Cuando está diseñada, un robot la fabrica con precisión de micras. Podemos sacar una pieza idéntica en dos horas sin necesidad de volver a ver al paciente. El planteamiento no acaba el proceso ahí. Tiene que venir al menos tres revisiones al año. El paciente no paga plantilla, paga el tratamiento y la garantía.

¿Cualquier deportista debe visitar al podólogo tres veces al año?

Cuanto más arriba, más revisión. En el Real Madrid estoy dos días por semana. Tenemos un convenio con Sanitas.

¿A qué responde esta revisión constante?

Me hago cargo del cuidado de cualquier cosa que tenga que ver con sus pies. No sólo la revisión de las plantillas, sino todo lo que tiene que ver con el cuidado: desde una uña que se clava a un hematoma. Cualquier problema. Son su herramienta de trabajo. Estamos milimétricamente pegados al futbolista para minimizar cualquier dolencia.

¿Sería posible comparar las pisadas de Messi y Ronaldo?

No trabajamos para el Barcelona y, lógicamente, no podemos dar ningún tipo de información profesional de la pisada de nuestros clientes. Ten en cuenta que ningún deportista de élite va a pisar muy mal, porque no llegaría a la élite. Nunca veremos un futbolista de Primera que pise fatal. Siempre hay detalles que puedes solventar.

¿Qué características tiene que tener el calzado de un deportista de élite?

El calzado tiene que estar muy bien pensado para cada deporte, porque cada uno tiene una superficie distinta, con técnica distinta. El fabricante hace estudios, pero el padre que compra el calzado a su hijo entre tanta oferta debe saber exactamente sobre qué superficie va a jugar. Una bota de césped artificial nada tiene que ver con una de césped natural, y dentro del artificial puede que sea de primera generación o de tercera. La culpa de las lesiones en el césped artificial, la mayor parte, es por la mala elección de la bota que está utilizando el jugador. Muchos padres te dicen: "¿Tengo que tener tres botas para el chaval?" Pues, posiblemente, sí. En categorías bajas, con tanta variedad de terrenos, el chaval tendría que tener tres botas.

En casos como los de Ronaldo y Messi, que les hacen las botas a medida, ¿quién interviene en la confección?

Cualquier deportista de élite tiene contratos comerciales y son las marcas las que diseñan el calzado. Nosotros estamos a nivel de consultoría por si se nos requiere cualquier tipo de adaptación. En este tipo de equipos, sí tenemos interlocución directa con las marcas, con cualquiera de ellas.

¿Cada cuánto tiempo debe renovar las botas un futbolista profesional?

En un futbolista profesional, el tiempo de renovación no tiene nada que ver con la durabilidad de la bota. Hay un tema importante de marketing. Las marcas les cambian los modelos con mucha rapidez. Ellos son el escaparate para miles y miles de personas y las marcas las cambian muy rápido. Una bota tiene una vida, lógicamente, pero un futbolista profesional difícilmente la agotará.

¿Todo el deporte profesional cuenta con el servicio de podólogos?

No, seguro que no. De hecho, la mayor parte de equipos no tiene podólogo en plantilla. Cada vez es más normal que los equipos de primer nivel cuenten con un podólogo en nómina. En Primera, posiblemente, todos los equipos tengan a alguien, de manera estable o puntual, que ofrezca este servicio. Es un tema cultural que irá evolucionando. La presencia de los podólogos deportivos hay que avalarla con los resultados.

¿Cuándo empieza el deporte a interesarse por el cuidado de los pies?

Interés ha tenido siempre. Ahora existe más tecnología, estamos más preparados y damos más soluciones. Tenemos una empresa de diez años y cada año hemos visto más interés. Llevamos a más de 1.000 deportistas profesionales y va in crescendo. Es una pieza más de engranaje. Es un equipo. Trabajamos en el beneficio del deportista.

¿Hay alguna relación entre la procedencia de los deportistas y las características del pie?

No. El cuidado va en función de la intensidad de las pretemporadas, porque peleamos con superficies con mucha temperatura, botas nuevas… la pretemporada es una época de más intensidad de trabajo. Y no, no hemos visto ninguna relación directa la procedencia y los problemas en los pies.

¿Qué deportes son los que más castigan el pie?

El que más, casi seguro, es el fútbol y es el que más cuidados podológicos demanda. La bota es un factor muy agresivo, por los tacos, porque el pie queda bastante comprimido, y luego estamos dando patadas a un objeto relativamente duro que es un balón. Y luego, en corredores, entra en juego la reiteración. Un corredor da millones de impactos y un pequeño defecto le genera un problema. Por ejemplo, una ampolla solo sale al principio porque algo se mueve de más. Se pueden evitar. Todo eso es bastante sensible. Hay que cambiar la zapatilla, el calcetín la plantilla… hay que revisar el conjunto.

Por último, ¿hacia dónde se dirige la podología deportiva?

La podología va a ir hacia innovación y no puede ser de otra manera. No podrá vivir de espaldas a la tecnología. Tanto en diseño, diagnóstico, fabricación. Será una de las claves. La mitad del personal de nuestra empresa no son podólogos, son ingenieros, físicos… La otra clave es que los clubes incluyan en plantilla la figura del podólogo. Van a mejorar muchas cosas. Además, es muy importante el hecho de que cada vez se puedan objetivar con datos medibles los resultados de los tratamientos. Durante mucho tiempo hemos trabajado con moldes artesanales y hoy la tecnología nos permite trabajar con sistemas de análisis de movimiento, moldes virtuales y fabricación robotizada. La podología debe acercarse al método científico. La tecnología no es el fin, sino el medio. Un profesional cualificado será más efectivo si cuenta con tecnología.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad