El poder de Messi, muy nocivo para el Barça