El nuevo Miniestadi del Barça costará 20 millones

stop

El club azulgrana estrenará el nuevo campo del filial en la temporada 2017-18 y tendrá capacidad para 6.000 personas

Plano del futuro Miniestadi, en la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí / FCB

30 de enero de 2015 (19:11 CET)

El FC Barcelona estrenará el nuevo Miniestadi en la temporada 2016-17. El club que preside Josep Maria Bartomeu ha anunciado este viernes que el entorno de la Ciudad Deportiva Joan Gamper crece un 25% y que el futuro campo del Barça B tendrá una capacidad para 6.000 personas. Las obras comenzarán a principios de 2016 y, como máximo, costarán 20 millones de euros.

"El nuevo Miniestadi costará, como máximo, 20 millones de euros, pero intentaremos rebajar esta cifra. Queremos que sea un campo cómodo y acogedor", manifestó a Diario Gol una fuente próxima a Bartomeu.

El presidente del Barça presentó este viernes la reordenación urbanística del entorno de la Ciudad Deportiva en un acto el que también intervino Antoni Poveda, alcalde de Sant Joan Despí. El nuevo campo se ubicará en una finca de 26.811 metros cuadrados que el club adquirió a finales de 2013 y la futura Ciudad Deportiva tendrá 162.905 metros cuadrados.

Nuevo Palau Blaugrana

El Barça se ha comprometido a construir un nuevo campo sostenible que pueda acoger los partidos del Barça B, del Juvenil que participa en la UEFA Youth League, y del equipo femenino en la Women's Champions League.

El proyecto de reordenación del Camp Nou y la Ciudad Deportiva contempla la construcción de un nuevo Palau Blaugrana, con capacidad para 12.000 espectadores, en los actuales terrenos del Miniestadi. Este campo tiene una capacidad para 15.000 personas y nunca se llena en los partidos del Barça B, de Segunda División.

El Barça, por otra parte, ampliará la zona verde que rodea al Camp Nou con la futura desaparición del Palau Blaugrana. El futuro estadio azulgrana tendrá capacidad para 105.000 espectadores y todas las localidades cubiertas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad