El método Guardiola, contra las cuerdas en Múnich

stop

Dirigentes y ex jugadores del Bayern critican al técnico por su gestión del grupo y hablan de discrepancias en el vestuario

Lluís Regàs

Pep Guardiola, cabizbajo, tras una derrota del Bayern. A la izquierda, Domènec Torrent, uno de sus ayudantes en el equipo alemán
Pep Guardiola, cabizbajo, tras una derrota del Bayern. A la izquierda, Domènec Torrent, uno de sus ayudantes en el equipo alemán

11 de mayo de 2015 (23:13 CET)

Pep Guardiola está contra las cuerdas en Múnich. Tocado. La última derrota contra el Barça en la Champions (3-0) ha tenido un efecto devastador para el técnico de Santpedor, criticado por Franz Beckenbauer, presidente de honor del Bayern; Karl Heinz Rummenigge, director general;  y antiguos jugadores. En el Allianz Arena pocos creen en una remontada histórica y aumenta el acoso a Guardiola.

"Los jugadores han perdido la fe en Guardiola y él no esperaba esta situación", manifestó este lunes Lothar Matthaus, ex futbolista internacional del Bayern. Unos días antes, el ex portero Oliver Kahn censuró el planteamiento táctico del técnico en el Camp Nou: "Es aventurado marcar al hombre en defensa. Seguro que Guardiola no esperaba tantos pases largos del Barça".

La petición de Beckenbauer

Guardiola también es cuestionado en la cúpula del club. La buena sintonía inicial con Karl-Heinz Rummenigge se resquebrajó cuando el técnico esquivó los intentos del club de negociar una ampliación de su contrato. Desde entonces, las relaciones son más profesionales. El director general del Bayern, además, pidió "más autocrítica" a su entrenador tras perder 3-1 en Oporto.

Más escéptico con la labor del técnico de Santpedor ha sido siempre Franz Beckenbauer. El presidente de honor del Bayern calificó de "aburrido" el fútbol de toque del equipo y la semana pasada pidió a Guardiola que se pronunciara sobre "su futuro". "Debe comprometerse con el club", insistió el gran mito de la institución bávara.

La respuesta de Pep

 Guardiola, de momento, sólo ha respondido a Beckenbauer. Este lunes, Pep aseguró que cumplirá el contrato que tiene firmado con el Bayern hasta 2016 y estalló cuando le preguntaron si en la eliminatoria contra el Barça se juega su prestigio. "¿El mejor entrenador del mundo? Esto es una mierda", dijo el técnico de Santpedor.

A pesar de haber ganado cinco títulos con el Bayern –dos Bundesligas, una Copa de Alemania, una Supercopa de Europa y el Mundial de clubes-, Guardiola no ha superado la traumática eliminación de la Champions de 2014 ante el Real Madrid (1-0 en el Bernabéu y 0-4 en el Allianz Arena). La derrota en Oporto (3-1) agitó viejos fantasmas que se agravaron en el Camp Nou. En el plano personal también le ha erosionado su enfrentamiento con el doctor Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt, que dimitió hace un mes después de 38 años en los servicios médicos del club.

Txiki Begiristain espera

El desenlace de la eliminatoria de la Champions entre el Bayern y el Barça condicionará el futuro de Guardiola en Múnich. En Barcelona ganó 14 títulos de 19 posibles como entrenador del primer equipo, fue idolatrado por la afición, siempre cumplió sus contratos y se marchó cuando se deterioró su relación con la plantilla. En Alemania, en cambio, tiene más detractores porque su propuesta futbolística es contracultural en un país que antepone la preparación física y la contundencia a la estética. Y en Inglaterra, mientras, esperan noticias de Pep. Él es el gran objetivo de Txiki Begiristain para liderar la parcela deportiva del Manchester City.