El mercado negro se dispara con el Madrid-Barça

stop

Aumenta el número de abonados madridistas que revende su entrada por las escasas opciones de su equipo en la Liga

Xavi pugna con Sergio Ramos en el último Barça-Madrid / EFE

28 de febrero de 2013 (19:58 CET)

El Real Madrid-Barça de este sábado puede ser un buen negocio para los abonados del club blanco y los revendedores. Las ofertas de entradas disponibles en el mercado negro, camufladas bajo la venta de bufandas o bolígrafos, se ha disparado en los últimos días y en internet se encuentran localidades de socios que alquilan su carnet por 650 euros. El mismo asiento, en taquilla, costaba 75 euros.

Con el Madrid a 16 puntos del Barça en la Liga, muchos socios del club que preside Florentino Pérez buscan un comprador para sus butacas. Oficialmente, no quedan entradas disponibles en las taquillas del Bernabéu, aunque fuentes de la entidad comentaron a Diario Gol que todavía están pendientes de las liberaciones de última hora de los abonados. El beneficio de estas localidades se reparte, a partes iguales, entre el Madrid y el socio propietario. Es el canal oficial para sacar un rendimiento de un plaza que no será ocupada por su inquilino habitual.

Venta a través de internet

El club garantiza un 30% del importe de su localidad a un abonado que libera su entrada dos días antes del partido aunque dicha localidad no se venda; en caso de obtener un comprador, las dos partes se reparten el 50%. Si se libera el mismo día del encuentro, el socio abonado sólo obtiene una compensación económica (50%) en caso de venta. La Caixa gestiona este servicio, idéntico al que tiene el FC Barcelona.

Muchos abonados y aficionados, sin embargo, buscan un mayor rendimiento económico y ponen sus localidades a la venta a través de internet (tengoentradas.com, milanuncios.com, entradasmadrid.com, etcétera). En taquilla, las entradas oscilaban entre los 38 y los 148 euros para los socios no abonados y entre los 75 y los 295 euros para el público. El precio de los palcos ascendía hasta 1.700 euros. En el mercado negro, los precios se multiplican, pero la demanda es inferior al de otros partidos de máxima rivalidad como el Madrid-Barça de las semifinales de la Champions de 2011.

Más de 10.000 asientos liberados

El Madrid calcula que más de 10.000 socios abonados liberan sus localidades por partido de media. Habitualmente este porcentaje disminuye en los partidos trascendentales contra el equipo azulgrana, pero no en esta ocasión. "Todavía no podemos cifrar las entradas que cederán los abonados porque muchos esperan hasta el último día", aseguraron en el departamento de comunicación del club blanco, que no se pronuncian sobre las prácticas no reguladas de los socios abonados. Estos o cualquier hincha que quiere revender su entrada dejan un número de telefono o una dirección de correo electrónico de contacto. Otros, sobre todo reventas profesionales, ofrecen entradas en las inmediaciones del estadio.

El Barça, mientras, ha informado a Diario Gol de que unos 11.000 socios abonados liberaron sus entradas en el último partido de Copa contra el Real Madrid. Esta cifra es inferior a los 16.000 asientos que, de media, se liberan en cada jornada de Liga.

Turistas con poder adquisitivo

El destinatario más buscado por los revendedores son los turistas de alto poder adquisitivo. También las agencias de viaje entran en este negocio y ofrecen dos o más entradas en las zonas más selectas de los campos a cambio de una estancia en Madrid o Barcelona en hoteles de lujo. La aviación privada también registra un mayor número de pasajeros en las grandes citas futbolísticas. Es decir, en los partidos decisivos entre los dos grandes equipos españoles o en encuentros de Champions.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad