El mejor fútbol del Barça apaga la independencia

stop

Los gritos secesionistas pierden intensidad en el Camp Nou y la afición prioriza los cánticos a sus estrellas

Neymar y Bartra celebran el gol del brasileño ante la Real Sociedad

09 de mayo de 2015 (20:47 CET)

El fervor independentista pierde intensidad en Cataluña. También en el Camp Nou. La afición del Barça sigue cantando "in-inde-independència" cada vez que el marcador del estadio señala el minuto 17 y 14 segundos, pero los decibelios varían en función de lo que pasa en el césped. Si el partido es aburrido y hay poco ambiente, los gritos se escuchan con mucha claridad, aunque no sean sincronizados como pasa en muchas ocasiones. Si el encuentro es trepidante, la reivindicación política apenas es perceptible. Y cada vez se ven menos 'estelades' en el coliseo azulgrana.

El grito a favor de la independencia se escuchó con poca intensidad en la primera parte del Barça-Real Sociedad, hasta que una posible ocasión de gol rebajó la reivindicación. Si Messi, Neymar o Suárez  tienen la pelota en los pies, el fútbol apaga la política. Entonces manda el Barça. En la segunda mitad se escuchó de forma más sincronizada. El juego era anodino.

Los cánticos independentistas pasaron mucho más desapercibidos en los dos grandes partidos de esta temporada. El día del Real Madrid, en la Liga, se gritó a favor de la secesión de Cataluña en los minutos 17 y 14 segundos de cada parte y se exhibieron dos pancartas, pero la afición prefirió animar al equipo de Luis Enrique. La política fue protagonista en dos momentos puntuales. En una cita muy simbólica, ganó el fútbol.

Muchos turistas en el estadio

El día del Bayern pasó lo mismo. Los gritos orquestados a favor de la independencia se diluyeron con la reacción esporádica del resto de la afición que animaba al equipo cuando el Barça tenía opción de castigar al grupo de Pep Guardiola.

El Camp Nou sigue siendo el escenario en el que muchos independentistas expresan sus ideas políticas, pero las pasiones solo se desatan con los goles del Barça, a cuyos partidos asisten muchos turistas, del resto de España y del extranjero. Y el actual decorado es bendecido casi por unanimidad en el palco. En 2014, la junta directiva se posicionó a favor del derecho a decidir de Cataluña, pero no todos los dirigentes se sintieron cómodos con el pronunciamiento. Ahora manda el fútbol.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad