El Manchester United se enfrenta a sus dos principales patrocinadores

stop

Adidas y Chevrolet, que pagan al club 164 millones de euros al año, se sienten ignorados con respecto a la planificación de la pretemporada de los 'red devils'

Adidas y Chevrolet con Old Trafford de fondo (Montaje)

07 de abril de 2015 (19:18 CET)

El Manchester United tiene problemas con sus principales patrocinadores: Adidas y Chevrolet. Con el dineral que se embolsa el United gracias a ellos, tanto unos como otros esperaban tener más poder de decisión dentro del club. Pero ya han comprobado que, al menos de momento, no será así. La planificación de la pretemporada ha sido motivo de enfrentamiento entre el club y los sponsors más importantes

Camiseta mejor pagada

Como es sabido, el club de Old Trafford cuenta con la camiseta mejor pagada de Europa gracias a los acuerdos recientemente firmados con Adidas y Chevrolet. La multinacional alemana paga anualmente al United 94 millones de euros. Por su parte, a Chevrolet le cuesta 70 millones de euros aparecer en la camiseta del club.

Adidas ya ha sufrido el primer desplante del club, y eso que su relación todavía no ha entrado en vigor. La marca de las tres rayas quería ser el sponsor técnico del Manchester durante su gira de pretemporada por Estados Unidos, pero hay un importante escollo: el contrato con Nike, actual patrocinador del United, no finaliza hasta el 31 de julio de 2015. El deseo de Adidas era que el Manchester presionara para rescindir su relación con Nike al término de la temporada oficial, es decir, en el mes de mayo.

Adidas deseaba pasear su logo estampado en la camiseta de los red devils por el gigante americano. Para el nuevo sponsor era un hecho clave, ya que en Estados Unidos están en auge marcas como Warrior, que ya empiezan a desembarcar en grandes clubes de Europa. Pero Nike no quiere renunciar ni a un solo día de su contrato. A juicio de Adidas, el Manchester no ha presionado lo suficiente. El gesto no ha gustado nada a la multinacional alemana.

Mercado asiático

Tampoco Chevrolet ha visto satisfechos sus deseos con relación a la pretemporada del United. En este caso, el punto de desacuerdo es el escenario: Chevrolet apostaba por China, pero el club se ha decidido por los Estados Unidos.

La decisión del Manchester ha supuesto un duro revés  para la estrategia comercial de la marca americana, que consideraba crucial su presencia en suelo asiático. Chevrolet incluso tenía pactados actos comerciales en las principales ciudades por las que pasara la gira, y en las que iban a estar presentes las estrellas del club británico.

Así, la planificación de la pretemporada ha disgustado profundamente a los dos patrocinadores más generosos de Europa. Gracias a ellos, el Manchester United se embolsa 164 millones de euros por temporada. Si el club de Old Trafford no da voz a las marcas que tanto dinero ponen en su camiseta, es posible que las relaciones sponsor-club empiecen a ser tirantes de una forma muy tempranera.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad