El Madrid se empeña en allanar el camino del Barça y el de Bartomeu

stop

El Athletic vence al equipo blanco con un gol de Aduriz; los azulgranas tienen la posibilidad de ser líderes

Cristiano Ronaldo, cabizbajo tras el único gol del Athletic (1-0) | EFE

07 de marzo de 2015 (20:26 CET)

El Madrid está KO. Ausente. Agotado. El líder ha tirado la ventaja de cuatro puntos sobre el Barça en dos jornadas consecutivas. El grupo de Luis Enrique aspira a la primera posición si vence al Rayo este domingo, situación ideal para soñar con otro posible título –el equipo se ha clasificado esta misma semana para la final de la Copa— e inmejorable para un Josep María Bartomeu que se debe a los resultados deportivos para tener opciones en las elecciones presidenciales de final de temporada.

El parón navideño y las pocas rotaciones de Carlo Ancelotti han desgastado a un Madrid que rozó el récord mundial de triunfos consecutivos a finales del pasado año. El Mundial de Clubes de la FIFA fue la última alegría de la hinchada y el último resquemor para los blaugrana. Un testarazo de Aduriz (26') deja tambaleando al conjunto blanco; el Barça puede imprimir el golpe de gracia en el próximo clásico y tomar una ventaja de cuatro puntos en el campeonato doméstico.

Los dos extremos

El entorno del Barça no entiende de grises. Todo parecía perdido con el pinchazo ante el Málaga, hace dos semanas, cuando comenzó una pseudocampaña para repetir el triplete de 2009. El Villarreal (1-1) y el Athletic (1-0) han invertido la dinámica: vuelve el optimismo al Camp Nou, mientras la grada del Bernabéu se sumerge en el peor de los pesimismos. Los movimientos de mercado del club (el fichaje del cuestionado Lucas Silva y la próxima salida de Álvaro Arbeloa) y las dudas de la cúpula con el técnico no hacen sino acrecentar la crisis.

Una crisis que queda muy lejana en Barcelona gracias a la gestión de Bartomeu y, especialmente, a los resultados del equipo. El presidente azulgrana, poco firme en determinadas situaciones, apagó el incendio con el despido de Andoni Zubizarreta y la convocatoria de los socios a las urnas. Marcó un antes y un después que coincidió con la mejoría de los jugadores de Luis Enrique –sus equipos rinden mejor en la segunda mitad de la temporada— y trastocó todas las intenciones de un Madrid Cristianodependiente.

Los vasos comunicantes

La teoría de los vasos comunicantes de los dos clubs más poderosos del planeta queda reflejada en la situación actual de ambos. Todo era negativo en diciembre para el Barça, con la prohibición de fichar hasta 2016, un polvorín en el vestuario y una directiva cuestionada ante los éxitos deportivos del eterno rival. Dos meses después, el cuadro azulgrana es el único que aspira a todos los títulos y los blancos se aferran al clásico y a la Undécima.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad