El Madrid más dominador del año termina frustrado ante el United

stop

Los blancos fueron incapaces de derribar el muro creado por los de Ferguson y se lo jugarán todo en Manchester

jefe protocolo2_579x307

13 de febrero de 2013 (22:59 CET)

Real Madrid y Manchester United, los clubes que más ingresan de España e Inglaterra con 508 y 395 millones en el último año respectivamente, se midieron en el primer asalto de un pulso a vida o muerte en Europa. La Champions enfrentó a dos titanes empresariales y futbolísticos en un duelo que no pudo sentenciar ninguno de los dos conjuntos (1-1). El Madrid se mostró superior al cuadro de Sir Alex Ferguson sobre el césped, pero fue incapaz de arrancar el triunfo que hubiese deseado José Mourinho.

El himno de la Champions sonó más fuerte que nunca esta temporada para acoger el primer choque de trenes de alta velocidad en Europa. La eliminatoria de octavos que más expectación generaba no defraudó y brindó al espectador un inicio trepidante, en que el Real Madrid salió a morder, tratando de hacerse fuerte en su feudo. Presión, velocidad y mucha intensidad. Tres elementos que se hicieron una constante en el primer tiempo y que brindaron a Coentrao la oportunidad de estrenar el luminoso. Su lanzamiento, envenenado, se estrelló en el poste del español David De Gea.

Intercambio de golpes

El Madrid estaba más fuerte, acompañado por su siempre exigente afición, que en esta ocasión se volcó al unísono con su equipo. Sin embargo, el United, que vivía de los destellos de calidad de Van Persie, tuvo el acierto de marcar primero. Welbeck sacó provecho de un córner y envió el esférico al fondo de las mallas (min. 20) tras ganar la partida aérea a Sergio Ramos. El Madrid acusó el golpe y necesitó diez minutos para reponerse. El tiempo justo que tardó Cristiano Ronaldo en estrenarse ante su exequipo (min. 30). El delantero portugués saltó más que nadie para sobrevolar a Evra y asestar un cabezazo letal a centro de Di María con sabor a empate.

El encuentro se convirtió en un intercambio de golpes y los Red Devils no necesitaron ni cinco minutos para volver a asustar al cuadro de Mourinho. De nuevo Welbeck, y luego Rooney, trataron de intimidar a Diego López. Pero el Madrid recuperó su mejor versión y acarició el segundo tanto gracias a las buenas acciones de Özil y de un incansable Di María, que también llevó el peso de su equipo en los primeros minutos del segundo tiempo. El conjunto blanco sacó toda la garra que olvidó en tantos partidos de Liga y, poco a poco, fue sometiendo al United obligando al lucimiento de De Gea, que estuvo brillante.

Ganan los dos

Tras varios minutos de monólogo blanco, el partido entró en una fase de locura, mucho más típica de la Premier que de la Liga española. El United, desaparecido durante 25 minutos, generó dos ocasiones de infarto con Van Persie como protagonista que quedaron en nada. Igual que las constantes intentonas del Madrid por lograr una victoria en casa, cada vez más a la desesperada. Sin embargo, ni la entrada de Higuaín, ni los disparos lejanos ayudaron a decantar el marcador para los blancos, que terminaron lamentando las ocasiones perdonadas.

Ambos conjuntos rozaron la victoria en los instantes finales, en sendas jugadas que no acertaron a rematar ni Ronaldo ni Van Persie, las dos superestrellas de dos súper equipos que se encargarán de resolver su particular duelo en Old Trafford, el teatro de los sueños. El Madrid ganó con su juego sobre el césped pero, sin duda, el United ganó con un resultado favorable para la vuelta.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad