El Ludogorets, un rival 'low-cost' para el Madrid

stop

Con lo que vale a precio de mercado el once titular de Ancelotti, se podrían formar 25 equipos del campeón búlgaro

Comparativa entre el valor de mercado de la plantilla del Ludogorets y la del Real Madrid | Diario Gol

30 de septiembre de 2014 (12:08 CET)

El Ludogorets Razgrad, el rival del Real Madrid en la segunda jornada de la Champions, ha emergido en el fútbol búlgaro gracias a la tenacidad de su propietario, Kiril Domuschiev (Sofía, 1969), acaudalado hombre de negocios búlgaro quien junto con su hermano George se ha enriquecido en la última década comprando y vendiendo farmacéuticas y constructoras. Su fortuna en 2010 estaba estimada en unos 500 millones de euros. Con un presupuesto modesto –seis millones– y grandes dosis de buena suerte, el Ludogorets logró hace dos meses el hito de ser el segundo equipo de Bulgaria, tras el PCF Levski Sofia, en participar en una fase de grupos de la competición reina del balompié europeo. En la temporada 2006-07 el Levski quedó encuadrado con el FC Barcelona, entonces dirigido por Frank Rijkaard; el Chelsea de Mourinho, y el Werder Bremen. Perdieron los seis partidos.

El guión de la clasificación para la Champions del Ludogorets lo hubiera podido escribir el mismísimo Hitchcock. Partido de vuelta contra el Steaua de Bucarest, en la ida el Ludogorets había perdido 1-0. Minuto 90, 0-0 en el marcador. El conjunto búlgaro saca un córner y Wanderson, de una monumental volea, manda el balón al fondo de las mallas. Eliminatoria empatada. En la prórroga el guardavalla del Ludogorets, Cvorovic, derriba a un contrario y es expulsado. Como Georgi Dermendzhiev, el técnico búlgaro, había agotado los cambios, éste decide que sea Cosmin Moti, el central rumano del equipo, quien ocupe la posición de arquero.

Desenlace final desde los nueve metros

Abre la tanda de penaltis el mismo Moti. Tira, marca y se pone bajo palos. Casi detiene la primera pena máxima del Steaua, marcó Keșerü. Luego lanza Wanderson, autor del gol in extremis del Ludogorets, y detiene Arlauskis, 2-1. El asombro de la hinchada local, y el estupor de los rivales, llega con el siguiente penalti. Moti desvía el lanzamiento de Parvulescu, 2-2. Nuevo empate y siguen: 3-2, 3-3, 4-3, 4-4, 5-4, 5-5, 6-5... Y en el séptimo penalti, el central convertido en portero se tira a su lado derecho y detiene el tiro del rumano Cornel Emilian Râpă. Delirio en las gradas. El Ludogorets acaba de hacer historia a costa del Steaua, liquidado por un enloquecido Moti, exjugador del eterno rival, el Dinamo de Bucarest. Cosas del fútbol.

El Ludogorets está considerado como el equipo más rico del país balcánico, donde muchos clubs se encuentran con importantes dificultades de infraestructura y están luchando a cara de perro para cumplir con las condiciones administrativas, legales y financieras que establece la UEFA. Con el valor de mercado del conjunto que presumiblemente opondrá Carlo Ancelotti –506 millones de euros–, se podrían formar 25 Ludogorets (ver gráfico adjunto). El campeón búlgaro juega en el Arena Ludogorets de Razgrad, pequeña localidad de poco más de 30.000 habitantes al noroeste del país, fronteriza con Rumanía. Aunque el estadio es uno de los más modernos y avanzados de Bulgaria, no puede ser utilizado para los encuentros europeos. Su aforo no supera los 6.000 espectadores. De ahí que eche mano del Estadio Nacional Vasil Levski de Sofía, con capacidad para 43.230 localidades.

Fútbol y 'rock and roll' en el estadio Levski de Sofía

El Estadio Levski alberga la final de la Copa de Bulgaria y es escenario de los partidos como local de la selección búlgara. Aunque también es utilizado habitualmente para macroconciertos musicales. Por ahí han pasado AC/DC, Metallica, Madonna, Lady Gaga y la banda de rock electrónico Depeche Mode, entre otros grupos. La temporada pasada Domuschiev amenazó con llevarse a Rumanía el partido contra el Basilea de clasificación para la Champions (2-4), dado que existía la posibilidad de no poderse jugar por coincidir con la gira mundial The Wall Live, de la banda británica Pink Floyd.

Para el encuentro del miércoles contra el Real Madrid, el estadio Levski se quedará pequeño, dado que el conjunto de Razgrad ha recibido más de 150.000 solicitudes de entradas.

Primer gol en la Champions del español Dani Abalo

¿El objetivo del Ludogorets? Superar la marca del Levski Sofia en la competición. Contra el Liverpool casi lo consiguen. Al igual que en la eliminatoria contra el Steaua, el partido de Anfield tampoco fue apto para cardiacos. Aunque los ingredientes fueron los mismos. Eso sí, a diferencia de aquel, el premio gordo cayó, esta vez, del lado británico. El encuentro se mantuvo en tablas hasta el minuto 82, que marcó Balotelli para los reds. En el tiempo añadido (91') empató el español Dani Abalo, y dos minutos después, Steven Gerrard convirtió un penalti (2-1) que daba los tres primeros puntos del grupo B al conjunto de Brendan Rodgers.

El Ludogorets se encuentra clasificado en cuarta posición en la A League búlgara, liderada por el CSKA Sofia. En la última jornada de liga, el pasado sábado, perdió 3-2 en el estadio Giorgi Asparuhov del Levski Sofia, segundo clasificado. Georgi Dermendjiev alineó a Stoyanov, A. Aleksandrov, Minev, Moti, Caiçara, M. Aleksandrov (Brayan Angulo, 46'), Dani Abalo, Dyakov, Marcelinho (Wanderson, 73'), Bezjak y Anicet (Fábio Espinho, 60'). Una formación que posiblemente se diferenciará muy poco de la que se enfrente al conjunto de Carletto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad