El líder histórico de Ultras Sur dirige la grada joven del Bernabéu

stop

José Luis Ochaíta, máximo dirigente del grupo radical del Real Madrid, lidera al nuevo grupo de animación que renuncia a la violencia

Imagen de la grada joven del Santiago Bernabéu

11 de diciembre de 2014 (23:41 CET)

José Luis Ochaíta, líder histórico de Ultras Sur, dirige la grada joven del Santiago Bernabéu, situada en la zona alta del estadio madridista. El nuevo grupo renuncia a la violencia, a los comportamientos racistas y a los símbolos anticonstitucionales.

Ochaíta es uno de los personajes más siniestros del deporte español. Acumula muchos capítulos violentos en los recintos deportivos. El más importante, tal vez, lo protagonizó el 21 de mayo de 1997. Ese día, el Barça ganó la Liga ACB de baloncesto en la pista del Real Madrid. Frustrado, Ochaíta saltó a la pista y tuvo que ser reducido por la policía cuando se dirigía hacia Roberto Dueñas, pívot del equipo azulgrana, con un arma blanca.

Fundada en 1981, la peña Ultras Sur vivió su esplendor en los años 80 y 90, con más de 3.000 simpatizantes en el fondo sur del Bernabéu. Entonces, el grupo radical gozó de muchos favores por parte de las juntas directivas que presidieron Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz. Con Florentino Pérez, en cambio, la peña convivió con algunos límites hasta noviembre de 2013, cuando el actual presidente del Real Madrid inició su campaña para eliminar a Ultras Sur.

Pelea entre dos facciones

La caída de Ultras Sur comenzó el 9 de noviembre de 2013, cuando dos facciones de la peña se enfrentaron violentamente en el bar Drakkar por el control económico. El grupo de Ochaíta, con veteranos aficionados de la peña, fue desafiado por Antonio El Niño, un anterior miembro del Frente Atlético, extremadamente violento y simpatizante de las tesis nacionalsocialistas. En marzo de este año, Antonio fue detenido por la policía por robo con violencia.

Ultras Sur inició una campaña de acoso contra Florentino Pérez, con gritos en el Bernabéu y en sus alrededores, y con pancartas en las inmediaciones del estadio. El grupo radical amenazó con "aplastar" la nueva grada joven. Su antiguo líder, curiosamente, es hoy el ideólogo del grupo de animación que terminó con Ultras Sur. Ha sustituido los símbolos totalitarios por el color blanco.

Florentino Pérez, mientras, reiteró que el club mantendrá "la tolerancia cero" con los violentos.