El hombre que le disputa el trono a Blatter

stop

Jerome Champagne, que ya había trabajado con el actual presidente de la FIFA, será su único oponente en las elecciones de 2015

Jerome Champagne

17 de septiembre de 2014 (13:48 CET)

Jerome Champagne será el único hombre que haga frente a Joseph Blatter en las elecciones para presidir la FIFA en el años 2015. Blatter lleva al frente del máximo organismo del fútbol mundial desde 1998, y se presentará a unas elecciones por quinta vez el próximo verano. Champagne trabajó con Blatter durante 11 años, hasta que lo despidió, y lo conoce muy bien. Ahora, intentará quitarle el puesto, al que Blatter aún se agarra. Es por este motivo por lo que no emitirá críticas feroces hacia su único competidor. "Blatter no es corrupto", se atreve a afirmar en una entrevista al diario El País.

Catar, luces y sombras

Pese a que fue Blatter quien prescindió de él en 2010, no le guarda rencor. "Fui víctima de una necesidad política. Blatter me sacrificó porque tuvo que hacerlo". Champagne prefiere no señalar los motivos exactos de su despido, y deja los motivos en el aire. "Algún día lo contaré", dice. Adelanta, eso sí, que uno de los culpables fue Mohammed Bin Hammam, el presidente de la Confederación Asiática. "Bin Hammam quería minimizar el contacto de la FIFA con las federaciones". Bin Hammam es catarí, y ya se sabe el poder que dan los petrodólares.

Respecto a la polémica por la compra de votos para que Catar fuera sede del Mundial de 2022, Champagne no se moja: "Estoy esperando a la investigación. Es necesario saber qué pasó". No considera viable jugar el Mundial en invierno, ya que el cambio "tendría consecuencias dramáticas en todas las competiciones del mundo durante tres temporadas (una anterior a 2022, una durante y una después)". Considera también un problema las condiciones de trabajo de los obreros cataríes. Si llegara a la presidencia, incluiría una cláusula de respeto a los derechos humanos en las candidaturas.

Modelo alemán

Después de ser despedido de la FIFA, Champagne fue asesor de las federaciones chipriota y palestina de fútbol, has que en 2012 decidió que quería trabajar para una mejor organización de la FIFA. En dicho año, publicó un informe que, bajo el título "¿Qué FIFA para el siglo XXI?", identifica los problemas que hacen tambalearse la salud del fútbol mundial. Indirectamente, este documento podrían ser las bases sobre las que se asentaría su mandato, una suerte de programa electoral.

Champagne cree que "hay que hacer un nuevo balance del fútbol mundial", basado en el modelo alemán. Hay que tomar ejemplo del precio de las entradas, del hecho de que los dueños de los clubes son locales, y del el creciente número de canteranos en las primeras plantillas de los clubes de la Bundesliga. "Es el único país donde ha crecido el número de canteranos desde 2007, y esto se vio en Brasil".

Champagne ataca a España por un tema que no resulta menos controvertido dentro de nuestras fronteras: el reparto de los derechos de televisión. "La liga inglesa es la más equitativa, con un ratio de 1 a 1,5 entre el club que más dinero recibe y el que menos. Por eso sigue siendo imprevisible". En España el ratio es de 6 a 1, igual que en la Champions.

Devolver el fútbol a las federaciones

Uno de los puntos en los que más hincapié hace Champagne es en el de fortalecer a las federaciones, en detrimento de las confederaciones continentales. "La federación nacional es la vertebración del fútbol, el balance entre el amateur y el profesional, entre los clubes y las selecciones. A corto plazo deben preocuparse de ganar competiciones, y a medio plazo, en ayudar a las canteras". Según Champagne, las confederaciones no pueden conseguir eso, y deberían ser las encargadas de "organizar las competiciones continentales".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad