El Hércules, entre la vida y la muerte

stop

La supervivencia del club, con una deuda de 50 millones, depende de la aprobación del convenio en la junta del próximo 21 de diciembre

Trezeguet, en la presentación con el Hércules

22 de noviembre de 2012 (21:10 CET)

Un equipo de fútbol asciende a primera división. La fuerte competencia y la euforia lo arrastran hasta los grandes fichajes, que al final pueden salir caros. Esa es la historia del Hércules de Alicante que hace dos temporadas subió hasta lo más alto para bajar, después, a segunda división. La incorporación de estrellas como Trezeguet o Drenthe ha llevado al Hércules a acumular una deuda cifrada en 50 millones y, por consiguiente, al concurso de acreedores a finales de mayo. 

Ahora, siete meses más tarde, el club ya ha pasado por un expediente de regulación de empleo (ERE) que ha afectado a cinco jugadores --cuyas indemnizaciones de 20 días por año trabajado ya se han abonado-- y ha entrado en la fase de convenio con los acreedores, a la que se agarra como un clavo ardiendo por ser la última oportunidad para seguir compitiendo.

Quita del 50%

De los 50 millones que debe, "aproximadamente 10 millones corresponden a acreedores privilegiados, que son las administraciones públicas; otros siete millones a accionistas del club que le han prestado dinero; y los más de 30 millones restantes, a jugadores, entrenador y otros gastos de gestión diaria del equipo", según ha explicado el administrador concursal, Alfonso García, a Economía Digital. En este caso, la deuda con los bancos es prácticamente inexistente.

Las cuentas del club ya se han verificado judicialmente y se ha elaborado el convenio que se someterá a aprobación en la próxima junta de acreedores del 21 de diciembre. Según detalla García, la solución que el equipo pondrá sobre la mesa es el pago a los acreedores privilegiados, es decir, las administraciones públicas, del 100% de la deuda en cuotas anuales durante siete años y a los acreedores ordinarios un quita del 50%, lo que supone en torno a 15 millones de euros, y el desembolso de la otra mitad a lo largo de siete años.

En manos de los acreedores 'privados'

Con la propuesta del equipo elaborada, habrá que esperar un mes para saber si la junta aprobará o rechazará el convenio, del que dependerá la salvación del Hércules o su liquidación.

Fuentes cercanas al equipo aseguran que las administraciones públicas –Seguridad Social y Agencia Tributaria-- darán el visto bueno al convenio. Pero para estar fuera de la zona de peligro, el Hércules necesita la aprobación del 50% de los acreedores privados. Dependerá de ellos que el club alicantino que se fundó hace 98 años siga haciendo historia por sus éxitos o por su desaparición.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad