Neymar, en la cubierta de su yate con dos modelos

El gran riesgo del fichaje de Neymar

stop

Lejos de los terrenos de juego, el delantero del Santos es un despilfarrador nato y se ha gastado más del 80% de sus ingresos de los dos últimos años

23 de diciembre de 2012 (22:19 CET)

Un genio en los terrenos de juego y un manirroto en sus ratos libres. Los continuos excesos y demostraciones de ostentación de Neymar no pasan desapercibidos en Brasil. Y más allá de su talento con el balón en los pies, el delantero del Santos corre el peligro de seguir los pasos de otras estrellas del deporte mundial como Mike Tyson, Allen Iverson o su compatriota Romário. 

En los dos últimos años, el codiciado atacante se ha gastado unos diez millones de euros, es decir la práctica totalidad de sus ingresos en este tiempo –cada temporada se embolsa entre ficha e ingresos publicitarios unos 6,5 millones de euros- y con apenas 20 años va camino de convertirse en un caso más de los muchos 'juguetes rotos' del deporte, capaces de arruinarse a pesar de de haber amasado fortunas multimillonarias a lo largo de su carrera.

Un yate por valor de sus ingresos anuales

A nadie escapa que el '11' del Santos es el próximo icono mediático del fútbol –de momento ya cuenta entre otros con contratos de patrocinio de firmas como Nike o Red Bull- y el Barça ya se habría asegurado una opción preferencial sobre su fichaje en 2013 o 2014 a cambio de un adelanto 'blindaje' de 10 millones de euros. Sin embargo, la junta que preside Sandro Rosell deberá tener mucho cuidado si Neymar acaba vistiendo la zamarra azulgrana, puesto que su desembarco en el vestuario puede provocar un auténtico revuelo entre compañeros y prensa no estrictamente deportiva.

¿Los motivos? Su predilección por el lujo y millonarios caprichos, que comprenden entre otras muchas cosas, la compra de un exclusivo yate italiano de segunda mano –al que ha rebautizado como Neybar- por unos seis millones de euros, a los que hay que sumar unos gastos de mantenimiento y amarre próximos a los 100.000 euros anuales. Asimismo, y a pesar de su corta edad, Neymar ya ha sido padre de un niño, a cuya madre –de 18 años- decidió regalar un lujoso apartamento en Santos valorado en unos 750.000 euros y a la que debe pasar una pensión de manutención cercana a los 12.000 euros mensuales.

Gano doce, gasto diez

Asimismo, y tal y como también ocurre con otros muchos compañeros de profesión, los vehículos de alta gama y las inversiones inmobiliarias –al menos éstas sí que podrían revalorizarse con la llegada del Mundial 2014- también cuentan con un papel destacado en el capítulo de gastos del futbolista brasileño.

En los últimos 24 meses ha adquirido en Guarujá (costa norte del estado de Sao Paulo) una mansión más de 1,5 millones de euros en una urbanización de lujo y un lujoso triplex por un valor estimado de 600.000 euros que, unidos a su último Porsche Panamera de casi 400.000 euros, elevarían sus gastos hasta casi los diez millones de euros. Una cuenta demasiado alta, si además se ve engordada por otros vicios no confesados y también comunes entre los deportistas de élite (joyería, moda...) y que podrían acrecentarse en la Ciudad Condal tal y como ocurrió con sus compatriotas Romário y Ronaldinho, por obra y gracia de su nutrida agenda nocturna a su paso por el Barça.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad