El gran fiasco de Antonio García Valdecasas

stop

El presidente de MCM, miembro de una reputada familia conservadora, ha perdido su batalla judicial con el Barça

Diario Gol

Proyecto de la fachada de la Masía como soporte publicitario ideado por MCM y el presidente de la empresa, Antonio García Valdecasas
Proyecto de la fachada de la Masía como soporte publicitario ideado por MCM y el presidente de la empresa, Antonio García Valdecasas

12 de mayo de 2015 (12:53 CET)

Antonio García Valdecasas, el presidente de Muro Cortina Modular (MCM), ha sufrido un duro correctivo tras desestimar el juzgado de Primera instancia 25 de Barcelona su demanda contra el Barça por supuesto incumplimiento del contrato de explotación comercial de la Masia de Sant Joan Despí.

Miembro del linaje de los García Valdecasas, un apellido compuesto asociado en España con abogados, médicos y políticos de ideología conservadora, el presidente de MCM planeó un gran negocio con el Barça que ha tenido un efecto bumerán para su empresa. Su alianza con el club azulgrana empezó bajo sospecha y acabará peor. El acuerdo de colaboración entre las dos entidades lo firmó con Joan Laporta el 17 de junio de 2010, días después de que Sandro Rosell ganara las elecciones, y el contrato fue revisado meses después por la nueva junta directiva.

Banco Santander

García Valdecasas se percató muy pronto de que su apuesta había sido errónea y optó por presionar y demandar al Barça. Cifró en 72 millones de euros anuales los ingresos que obtendría por la explotación comercial de la fachada de la Masia, pero nunca sedujo a los patrocinadores oficiales del club. El presidente de MCM anunció un acuerdo con Banco Santander, incompatible con el patrocinio de la entidad deportiva con la Caixa, e intensificó sus amenazas a la junta directiva que presidía Rosell.

El empresario, un personaje altivo y con nula experiencia en el sector de la publicidad en fachadas, buscó otro golpe de efecto mediático al contratar los servicios del controvertido abogado y ex banquero Mario Conde. Pidió 100 millones de euros al Barça tras rechazar el club un pacto. Durante el juicio, su estrategia fue desmontada por los representantes de la entidad.

"Sorprende que no se hayan presentado ofertas, pero pasaron de la venta de la fachada a la asociación de marcas cuando vieron los problemas para atraer anunciantes", denunció Javier Faus, vicepresidente económico del Barça. "Se está aprovechando de que el Barça es una entidad solvente y quiere dinero", añadió Faus, que calificó de "triple salto mortal" la estrategia de García Valdecasas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad