El futuro profesional de Carles Puyol pasa por la representación de futbolistas

El todavía capitán del Barça tiene un proyecto en marcha con su buen amigo Iván de la Peña, que ya ha captado a algún cadete del club

Fotografía: El futuro profesional de Carles Puyol pasa por la representación de futbolistas
Fotografía: El futuro profesional de Carles Puyol pasa por la representación de futbolistas

El futuro de Carles Puyol no pasa por ser entrenador de fútbol. Así lo expresó el capitán del Barça este jueves en la rueda de prensa oficial de su despedida como jugador del primer equipo. Sin embargo, el 5 azulgrana seguirá vinculado al deporte que le apasiona y, concretamente, a las categorías de formación. En estos momentos tiene dos opciones sobre la mesa.

Iván de la Peña, íntimo amigo de Carles Puyol además de compañero suyo en el Barça a finales de los años 90, se ha embarcado en el negocio de la representación de jugadores. Por el momento, ‘Lo Pelat’ se dedica a la captación de jóvenes talentos con el compromiso de ayudarlos a llegar a la élite. Asesorado por Ramón Sostres –abogado y apoderado de todas las sociedades de Puyol–, el capitán azulgrana está interesado en colaborar con su amigo.

Carles Aleñà, el ‘Maradona’ de la cantera

Si bien, Puyol no ha tomado una decisión definitiva al respecto –no pensaba hacerlo mientras siguiese en el primer equipo del Barça y, en estos momentos, tiene que consensuar la decisión con su pareja, Vanesa Lorenzo–, está al corriente de los movimientos que hace De la Peña. Por ejemplo, la captación hace menos de un mes de una de las perlas de La Masía: el cadete Carles Aleñà (1998), también conocido como el Maradona de la cantera.

Para unirse definitivamente al proyecto, en el que también está el propio Sostres, Puyol debe resolver varios dilemas: 1) Recuperarse de la rodilla y calibrar si puede seguir jugando al fútbol a menor nivel. 2) Analizar con Vanesa si, junto a su hija Manuela, prefieren trasladarse a vivir a otra ciudad por un tiempo o mantener su domicilio en el barrio de la Bonanova (Barcelona).

En el Barça, ¿con Luis Enrique?

Más allá de estas dos preocupaciones, hay un tercer elemento de discordia que siembra dudas en el eterno capitán. Otro de sus mayores deseos, una vez colgadas las botas, es seguir vinculado al Barça para trabajar con los chavales de La Masía en el fútbol formativo. El verdadero dilema es si puede compaginar la formación de jóvenes talentos con la captación de promesas. Especialistas del sector aseguran que son tareas incompatibles.

Puyol no tiene prisa. Tomará decisiones, como ha hecho toda la vida, sin miedo y a su debido tiempo. Y por el camino, quién sabe. No se descarta que termine en el cuerpo técnico del año que viene ayudando a otro de sus grandes amigos en el Barça, Luis Enrique.