¿El futuro de Klopp está en Barcelona o Manchester?

stop

Varios directivos del Barça recomendaron el fichaje del técnico alemán hace un año para sustituir a Gerardo Martino

Jurgen Klopp celebra la Bundesliga que ganó el Borussia Dortmund en 2012

15 de abril de 2015 (12:33 CET)

Jürgen Klopp se ha puesto en el mercado. El técnico alemán, uno de los más cotizados de Europa, era la opción favorita de una parte de la junta directiva del FC Barcelona hace apenas un año. Asumida la marcha de Gerardo Martino, el entonces director deportivo, Andoni Zubizarreta, tenía clara su apuesta por Luis Enrique, pero en los despachos del Camp Nou gustaba mucho Klopp, sobre todo entre los directivos más futboleros.

Hoy, el Barça tiene mejores perspectivas deportivas. El equipo manda en la Liga, está en los cuartos de final de la Champions y disputará la final de la Copa del Rey. Ahora nadie habla del futuro de Luis Enrique, con contrato hasta junio de 2016, pero su continuidad como máximo responsable del grupo es incierta. El asturiano no tiene una buena sintonía con Messi y Neymar y en el Camp Nou todos asumen que su futuro depende de los designios del astro argentino. Klopp podría ser una alternativa por sus éxitos con el Borussia Dortmund (campeón de la Bundesliga en 2011 y 2012, y subcampeón de Europa en 2013).

Soriano y Begiristain

Muchas más urgencias tiene el Manchester City. En el Etihad Stadium ya han sentenciado a Manuel Pellegrini por los malos resultados del equipo en esta temporada. Salvo milagro en la Prmier, el club de Ferran Soriano y Txiki Begiristain cerrará el curso sin un título. Ambos necesitan un técnico de prestigio para maquillar un año nefasto. Guardiola es la opción preferida, pero el entrenador de Santpedor tiene contrato con el Bayern hasta 2016. Klopp también es un técnico bien visto en la zona azul de Manchester.

Klopp se deja querer. Aguardará los movimientos del mercado. Grandes clubes como el PSG y el Milan también buscan nuevos estímulos. El actual técnico del Borussia, no obstante, también podría tomarse un año sabático.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad