El fútbol italiano sigue bajo sospecha

stop

Apelación mantiene la inhabilitación de 10 meses para el técnico de la Juventus, Antonio Conte

22 de agosto de 2012 (12:23 CET)



El tribunal de apelación de la Federación de Fútbol de Italia (FIGC) mantiene la inhabilitación de 10 meses para el técnico de la Juventus, Antonio Conte, impuesta por la Comisión de Disciplina. El entrenador de la Vecchia Signora está presuntamente relacionado con el amaño de partidos y fraude en apuestas deportivas. 

Hace unas semanas, la FIGC comunicó que Conte estaba entre los sancionados por el caso (de modificaciones o el intento de las mismas de diversos partidos en el fútbol italiano) destapado por la Fiscalía de Cremona hace un año y conocido como Calcioscommesse . El motivo de este castigo para el entrenador de la Juventus es omisión de información a las autoridades sobre el amaño de dos encuentros entre el Siena, del que era el técnico hace dos temporadas, y el Novara y el Albinoleffe, en Segunda División. No en vano, finalmente sólo se considera la omisión en el segundo de los partidos.

El proceso para Conte empezó después de que el exjugador del técnico en Siena Filippo Carobbio reconociera el conocimiento de estos amaños por parte del entrenador.

Se declara inocente

A pesar de que Antonio Conte se declara inocente la Fiscalía de la Federación pedía hasta 15 meses de sanción. A pesar de que la defensa del técnico había pedido reducir el castigo a tres meses y 200.000 euros, la inhabilitación se quedará en 10 meses. La única salida que le queda al entrenador juventino es el Tribunal de arbitraje del Comité Olímpico italiano.

Los ayudantes de Conte, Angelo Alessio y Cristian Stellini, deberán cumplir seis y 30 meses respectivamente. Este segundo abandonó el club hace unos días tras conocer la sanción.

Por otra parte, los juventinos Leonardo Bonucci y Simone Pepe quedaron absueltos. El exjugador del Bari Andrea Masiello había culpado a Bonucci (por entonces en el Bari) y a Pepe (en el Udinese) de esconder información sobre la trama en un partido entre ambos conjuntos en la 2010-11. El único que deberá pagar será el propio Masiello (26 meses de inhabilitación y 30.000 euros).

Castigados antes de empezar

Con motivo del Calcioscommesse, algunos equipos de Primera División en Italia empezarán la competición con menos puntos. El Siena comienza con -6 (y 100.000 euros); el Atalanta, con -2, y Sampdoria y Torino, con -1 (y 30.000 euros). El Bolonia se enfrenta a una multa de 30.000 euros.

En Segunda División, el Novara iniciará la Liga con dos puntos menos, mientras que el Lecce (su expresidente Giovanni Semeraro también tiene un castigo de cinco años) ha descendido automáticamente a una categoría inferior y deberá abonar 30.000 euros por estar implicado en esta trama. Sin embargo, apelación ha aceptado el recurso del Grosseto, por lo que permanecerá en la Serie B.

En total hay 8 equipos involucrados y 25 personas condenadas. Entre ellas, el jugador del Siena Emanuele Pesoli (tres años inhabilitado), quien se encadenó hace días en la sede de la FIGC como protesta, y el futbolitsa del Bolonia Daniele Portanova (seis meses de castigo).

Para terminar, otros implicados como Marco Di Vaio, Salvatore Masiello, Daniele Padelli, Giuseppe Vives y Nicola Belmonte han sido declarados no culpables.

Un escándalo tras otro

Hace seis años, la Juventus descendió a la Serie B por una trama de amaño de partidos y apuestas ilegales. Además, le retiraron los dos últimos títulos de Liga. En esa ocasión, el Milan perdió 30 puntos (y ocho más en la siguiente campaña, 2006-07) y la Lazio, 11. La Fiorentina, el cuarto equipo implicado, quedó absuelta.

El exdirector deportivo de la Juventus Luciano Moggi, así como el exadministrador delegado del club Antonio Giraudo se enfrentaron a cinco años de suspensión. El presidente del Lazio, Claudio Lolito, recibió un castigo de dos años; el vicepresidente del Milan Adriano Galliani, y el exdirigente arbitral Leonardi Meani, fueron castigados con nueve y 30 meses de suspensión. Finalmente, el árbitro Massimo De Santis estuvo inhabilitado cuatro años.

Finalmente, el expresidente de la FIGC Franco Carraro tuvo que pagar 80.000 euros respecto a los cuatro años y medio de suspensión a los que se enfrentaba en primer momento.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad